LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los aromas del vino que recuerdan a un paseo por el campo.

El vino tiene la capacidad de transportarnos con sus aromas al terroir, a la viña o a un paseo por el campo antes de una tormenta. Te indicamos algunos aromas del vino que te llevarán al campo.

Cata de Vino | 2015-12-15 12:02:27


Un vino con aromas herbáceo es un vino con aromas y sabores vegetales. El exceso de aromas herbáceos no es deseable porque se relaciona con vinos jóvenes toscos o elaborados descuidadamente. Pero  en su justa medida los vinos herbáceos son todo un manjar para el paladar y el olfato. Además tiene todo el poder evocador de la viña y el campo.

Te indicamos algunos de estos aromas:

Tomillo: Proviene del tinol y del carvacrol, también llamado isotimol que se encuentra en la esencia de esta planta, en los vinos se relaciona este aroma con las notas  a monte bajo. Aparece en zonas meridionales y mediterráneas, Provenza, Córcega, Languedoc, valle del Rodano y en algunos vinos australianos y de EEUU, en la variedad PX aparece junto al romero y la jara.

Heno cortado: Tiene como base la cumarina, éster cíclico del ácido cumárico, se emplea en perfumería, confitería y para aromatizar el tabaco. Se desarrolla en algunas plantas cuando éstas están secas, da notas de campos recién segados bajo el sol del verano. Es una nota característica en tintos como un “aroma de transición” cuando el afrutado evoluciona a notas de envejecimiento. Algunos Saint- Emilion presentan notas muy sutiles, algún champagne y en España aparece entre otros en el Vega Sicilia valbuena 3º año.

Espino blanco: Pertenece a la familia de las rosáceas como el membrillo, peral y manzano presenta un cierto carácter meloso y almizclado. El aldehído anímico o para-netoxi-benzaldehído es el responsable de este aroma que recuerda un poco a la almendra amarga y al anís estrellado. Esa nota anisada aparece en algunos chardonnay, en particular, en Chablis. Esta presente, sobre todo, en vinos blancos, en champagnes, en chardonnay australianos y californianos.

Miel: El aroma a  miel se encuentra en los vinos licorosos surgidos de la “podredumbre noble”, vendimias tardías de variedades como la gewurztraminer, en grandes vinos alsacianos, spätleses, beerenauslesse, trockenbeerenauslese, en los prestigiosos eiswein alemanes y icewine canadienses; en la mayoría de los vinos dulce generosos elaborados a partir de PX o moscatel. El aroma a miel se mezcla con aromas de flores blancas (acacia), verdes (tilo) y amarillas retama) o con frutas como el albaricoque, mango, membrillo y con frutos secos. Dependiendo del vino y su evolución nos podemos encontrar notas de miel fresca o más evolucionada generalmente la miel más fresca se hace acompañar de notas florales o frutales y conforme evoluciona esa fruta se convierte en confitura. Hay blancos secos que desarrollan este aroma es el caso de algunos riesling o moscateles secos y en los mejores chardonnay cuando éstos son bastante grasos. Los aromas a miel proceden del aldehído feniletílico, también puede recordar a la cera de abejas.

Pino: Las beta-pineda son las responsables de este aroma en el pino, presenta un olor próximo a la trementina, que se puede encontrar en vinos del Medoc, el pino se asocia al tomillo, laurel, incluso anís. Se suele encontrar en los vinos tintos, se  manifiesta en algunos cabernet sauvignon, en vinos de Córcega, su detección se antoja complicada en los vinos, aparece también en el Chianti clássico, en vinos australianos y de Estados Unidos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...