LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los cinco factores fundamentales del análisis del vino en la boca.

La fase gustativa de la cata de vino es la más compleja, ya que confirma todo lo que nuestros sentidos han analizado en las fases anteriores y lo completa.

Cata de Vino | 2015-02-23 10:53:15


Así, el análisis que podemos hacer de un vino en la fase gustativa puede resumirse en:

Calidad de los sabores: la presencia y equilibrio entre los distintos estímulos sápidos provocados por el vino: dulzor, acidez, amargor, incluso notas salinas en su caso.

Intensidad de los sabores: el grado en el que tales sabores se presentan: su expresividad, su franqueza, etc.

Riqueza y expresividad aromática: la riqueza de las sensaciones aromáticas que el vino deja en nosotros: su carácter frutal, especiado, mineral, etc.

Estímulos táctiles: la suavidad o dureza del vino, su delicadeza y sedosidad o su astringencia, la calidad de sus taninos, etc.

Final de boca: su postgusto y persistencia. La duración y mantenimento en el tiempo de esas sensaciones aromáticas y sápidas.

De todos ellos se extrae un extenso y variado lenguaje que trata de encerrar en palabras lo más claras y precisas posible la sucesión de estímulos que el catador percibe. Algunas muestras de ese vocabulario son adjetivos como: delgado, amplio, aterciopelado, sedoso, redondo, armonioso, nervioso, acídulo, vivo, intenso, etc.

El lenguaje de cata referido al sentido del gusto es muy extenso Lo importante, es que saber que es fundamental para la cata de vino manejar ese lenguaje con cierta soltura y que ésta soltura sólo se adquiere a través de la práctica y el entrenamiento.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...