LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los orígenes de la Denominación de Origen Calificada Vinos “Rioja” (DOCa Rioja)

Los antecedentes históricos de la vid en La Rioja se remontan a épocas antiguas. Hoy día cuenta con 63.593 hectáreas de viñedo que actualmente componen la DOCa Rioja se distribuyen entre las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y el País Vasco. Autor: Mª Trinidad Cedrón Fernández

Denominaciones | 2014-09-10 10:00:48


En la Alta Edad Media, la viticultura y vinicultura estaban ligadas a la vida monacal, así lo prueban los cartularios de los monasterios de San Millán de la Cogolla, San Martín de Albelda y Valvanera. Por ejemplo, el monje Gonzalo de Berceo, primer poeta en lengua romance, escribió en su retiro del Monasterio de Suso o Yuso en San Millán: “quiero fer una prosa en román paladino, en cual suele el pueblo fablar con su vezino, ca non so tan letrado por fer otro latino bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino” (Gonzalo de Berceo. Milagros de Ntra. Señora).

La primera referencia documental relacionada con los vinos de Rioja data de 1102, cuando el rey Sancho de Navarra los reconocía y protegía jurídicamente. En 1787, como ya comentamos anteriormente, se creó la Real Sociedad Económica de Cosecheros de Rioja, cuyo objetivo era el fomento del cultivo de la vid, la elaboración del vino y el desarrollo de su comercio.

En 1926 se decretó la creación del Consejo Regulador cuya misión era delimitar la zona del Rioja, controlar la expedición de la “precinta de garantía” y recomendar las medidas legales que se tomarían contra los usurpadores y falsificadores del nombre “Rioja”. Sin embargo, hasta 1945, este organismo no sería legalmente estructurado. Fue en 1953 cuando el Consejo Regulador queda constituido y en 1970, se aprueba el Reglamento de la Denominación de Origen y de su Consejo Regulador adquiriendo así su estructura y funciones.

Las siete variedades vitícolas hoy autorizadas por el Reglamento de la DOCa Rioja son los varietales tintos Tempranillo, Garnacha, Mazuelo y Graciano y las variedades blancas Viura, Malvasía y Garnacha Blanca.

La región vitivinícola de La Rioja está enclavada en el Valle del Ebro.

Limita al norte con la Sierra de Cantabria y al sur con la Sierra de la Demanda, lo que constituye una situación privilegiada para el cultivo de la vid.

Las 63.593 hectáreas de viñedo que actualmente componen la DOCa Rioja se distribuyen entre La Rioja (43.885 has.), Álava (12.934 has.) y Navarra (6.774 has.).

Su producción media anual es de 300 millones de litros, de los que el 90% corresponde a vino tinto y el resto a blanco y rosado.

La pluralidad de terrenos que la constituyen, no supone diferenciación en cuanto a la calidad del vino, ya que el Rioja puede ser elaborado con uvas seleccionadas procedentes de las distintas zonas.

La diversidad del terreno y del clima, hacen que esta región vitivinícola se divida en tres subzonas: Rioja Alta, Rioja Alavesa y Rioja Baja:


Rioja Alta: Situada en el margen derecho del Ebro. A esta subzona le corresponde el 36% de la producción de la Denominación de Origen. Sus suelos variados, con predominio de los arcillo-ferrosos, y una pluviosidad media, permiten obtener unos vinos de calidad, de moderado grado alcohólico y bien cubiertos de color, aptos para el envejecimiento en barrica. Las variedades predominantes son el tempranillo (tinta) y la viura (blanca).

Rioja Alavesa: Está en la orilla izquierda del Ebro, aguas arriba de Logroño.
De características físicas y ambientales muy parecidas a las descritas en Rioja Alta, aunque algo más lluviosa y con suelos calcáreos, esta zona produce unos vinos de calidad, de moderado grado alcohólico y acidez total, aptos tanto para el consumo como vinos jóvenes, como para el envejecimiento en barrica. De ella se obtiene el 22% de los vinos de la Denominación y predominan las variedades viura y tempranillo.

Rioja Baja: Situada principalmente en el margen derecho del Ebro, aguas abajo de Logroño. El 32% de los vinos de Rioja proceden de esta subzona que se caracteriza por sus suelos fundamentalmente de origen aluvial y una pluviosidad media. Produce unos vinos de calidad, con grado medio y buen extracto. En los últimos años se ha producido un incremento de la variedad tempranillo, que es mayoritaria en las uvas tintas, pero con una presencia importante de la variedad garnacha. En uvas blancas predomina la variedad viura.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...