LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los orígenes del vino en Canarias. ¿Por qué son tan especiales sus viñedos?

Hay muchas razones por las cuales los vinos de Canarias son muy valorados en el mundo, además de la singular geografía y suelo volcánico sobre los que se desarrolla la vid, hay que remontarse a los orígenes del cultivo…¿cómo llegó la vid a Canarias?.

Cultura del Vino | 2014-08-01 10:14:44


Diversos estudios demuestran que la vid no era originaria de Canarias y que pudo haber llegado en algún momento entre los siglos XIV y XV.

La procedencia diversa de los primeros colonizadores y la coincidencia en sus culturas del vino se tradujo en la introducción en las Islas de las mejores cepas, con el deseo de lograr cuanto antes una producción interna, evitando así los inconvenientes de recibir los caldos del exterior en inseguros y lentos navíos.

De esta forma, andaluces, castellanos, gallegos, navarros, catalanes, portugueses, franceses, genoveses y hasta flamencos rivalizaron en su empeño, tratando de emularla calidad del vino del vecino, dando lugar en Canarias a una riqueza varietal inigualable en otras partes del mundo. La adaptación y aclimatación de variedades de procedencia tan diversa hacen que estos viñedos importados prosperen desde los inicios.

Ya en la primera mitad del siglo XVI y coincidiendo con la decadencia del cultivo de la caña de azúcar y el ron, el vino canario cobra relevancia gracias a dos circunstancias fun­damentales:

La primera es la alta calidad lograda por el vino “malvasía”, elaborado con la variedad del mismo nombre que, procedente, según varios autores de la isla de Candia (actual Creta), llega al Archipiélago en la segunda mitad del siglo XV, seguramente desde Madeira, y la segunda es la situación geográfica de las islas, puente de tres continen­tes y escala obligada en las rutas oceánicas de navíos comerciales, aventureros y piratas, que descubren y difunden la calidad del “malvasía” de Canarias, que va ganando adeptos y prestigio universal.

Cabe significar que los vinos isleños, especialmente los “malvasías”, pero también los vidueños (elaborados con varie­dades distintas a la malvasía), son los primeros vinos generosos del mundo que fueron objeto de un comercio marítimo importante, ya que, desde 1519 era conocida en Inglaterra la bondad de nuestros caldos y a partir de esa fecha se inician unas relaciones importantes con los comerciantes de Bristol. Nace un próspero intercambio comercial que convierte el cultivo de la vid y la explotación de los vinos en la principal fuente de fortuna para el Archipiélago a lo largo de casi trescientos años.

Los vinos de las islas mejoraban con los viajes, dada su estancia en la madera (por lo que se pagaba a mayor precio el vino denominado llegado de retorno). Su prestigio se impone de tal manera que, en los palacios de las principales cortes europeas, nunca faltaba el malvasía, que alegra los sentidos y perfuma la sangre, y que es distinguido entonces como una Denominación de Origen, al dársele el nombre genérico de Canary, de manera similar a como hoy se conocen Oportos, Burdeos o Jerez.
 

La II Ruta del vino- Bike y Run Challenge potencia el enoturismo en Gran Canaria.

El mejor vino de Canarias lo sitúa Guía Peñín en la Isla de la Palma

La D.O Lanzarote es la que mantiene el más alto índice de exportación de vino de toda Canarias.

Los vinos de Canarias, fruto de su peculiar geografía.

La Casa del Vino de Gran Canaria: El Galeón.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...