LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los suelos de la D.O Cigales y el carácter que confieren al vino.

La geografía de nuestra D.O.P. Cigalesestá en una situación privilegiada para la producción de viñedo que le confiere unas características propias. El suelo influye especialmente en el carácter de los vinos.

Denominaciones | 2016-09-14 16:45:43


Atravesada  y  bañada  por  el  río  Pisuerga,  vena  que  abastece  a  la  cuenca  del   Duero, nuestro  vidueño  está  situado  en   un  punto  intermedio  de  su  recorrido,   entre  el  frío intenso  de  sus  orígenes  y   la  templanza  de  su  desembocadura,  que   provocan una interrelación entre el suelo  y el clima que favorece la obtención de  unas  uvas  con  una acidez  y  una  proporción  de  azúcares  equilibradas  para  la producción  de  los  vinos  con el sello  propio  y  reconocible  de  la  comarca  de Cigales.

Las  variedades  se  han  adaptado  de  una  manera  tan  singular  que  han  posibilitado las  elaboraciones  tanto  de  blancos,  rosados  y  tintos,  cuya  diferencia fundamental,  en relación  a  cualquier  otra  zona,  es  la  sensación  en  la  fase gustativa  de  cada  uno  de ellos,  con  un  equilibrio  de  sabores  que  los  distingue,  manteniendo  la  esencia  de  cada una  de  las  variedades  adaptadas  a  nuestro  terruño que las conforman.

Los  suelos  de  la  D.O.P.  Cigales son  pobres  en  materia  orgánica,  de  textura arenosa con altas proporciones de gravas y cascajo. Nuestras variedades son  plantas  con escasos  requerimientos  de  nutrición,  se  desarrollan  bien  en  suelos  pobres  como  en  el caso  que  nos  atañe,  al  tener  limitada  la  disponibilidad  de  agua  y  de  nutrientes,  no tienen  grandes  rendimientos.  Resultando  bayas  pequeñas  con  alta  concentración  de antocianos  y  materia  colorante,  que  es  característica de nuestros vinos.

Los  suelos  arenosos  hacen  que  la  intensidad  aromática  de  nuestros  vinos  sea  intensa aunque   en   general   son   aromas de   mayor   evolución,   tonos   de   mermeladas, frutas pasas e higos secos.

Los  suelos  arcillosos  hacen  que  los  aromas  primarios  sean  más  frescos  que  los obtenidos en suelos arenosos: fresas, regaliz.

Con los suelos calizos las uvas obtenidas tienen más grado y un mayor grosor de la piel, dando vinos más finos pero de intensidad de color más baja. 

Los  suelos  cascajosos  son  buenos  para  nuestras  variedades  porque  facilitan  el  drenaje del agua y evitan los focos de humedad, facilitando la reflexión de la luz y evitando desarrollos de hongos en la planta consiguiendo mejores maduraciones.

En  este  tipo  de  terrenos  la  penetración  de  las  raíces  es  mucho  mayor,  todo  ello  deriva en maduraciones muy positivas dando más dulzor en boca y más color.

El  resultado  de  los  vinos  de  este  tipo  de  terrenos  está  más  condicionado  a  la viticultura realizada.  Si  la  viña  tiene  mucha  carga  los  vinos  obtenidos  tendrán  menos  graduación y serán  más  ásperos  en  boca  con  taninos  más  verdes,  a  medida  que  reducimos  la  carga los  vinos  presentan  taninos  más  duros  y  dulces  que evolucionan mejor en la crianza.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...