LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los termómetros del Vino no pueden ser de mercurio.

La mejor manera de conocer exactamente la temperatura del vino es medirla mediante un termómetro. Los hay de contacto, los más comunes, que se introducen en la copa o en la botella una vez abierta. Autor: Juan José Otamendi

Cultura del Vino | 2014-06-04 16:28:12


Hasta hace poco tiempo los termómetros eran de mercurio por su exactitud, pero al prohibirse su uso (el mercurio es gravemente tóxico), se emplean otros fluidos más inexactos.

La prohibición de los termómetros con mercurio se enmarca en una estrategia de la UE para erradicar el uso industrial de este metal. La comunidad científica ha advertido de los efectos nocivos del mercurio sobre la salud y el medioambiente.

El mercurio afecta el sistema nervioso y puede dañar nuestra capacidad para oír, hablar, ver, caminar, sentir y pensar.

Otros termómetros toman la temperatura del vidrio, por lo que no es preciso abrir previamente la botella; tienen el problema de que la temperatura del vino podría no ser la misma que la del vidrio, especialmente si se ha intentado enfriar muy rápidamente. Hasta ahora estos termómetros eran puramente orientativos, pero existen ya en el mercado otros digitales que resultan muy exactos.

Con un poco de práctica, tocando la botella con la palma de la mano y probando un poco de vino podemos saber si está o no a temperatura adecuada. Para prepararse en esta habilidad resulta útil el uso de los termómetros para “ calibrar” nuestras sensaciones.
 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...