LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los Vinos australianos.

Hace diez años Australia era un país que dedica tan sólo 60 mil hectáreas de viñedo a la producción de vino logrando tener muy preocupada a la Vieja Europa con sus más de 4 millones de hectáreas, gracias a sus planteamientos modernos de Marketing, Viticultura, Enología y una acertada visión de futuro.

Vinos del Mundo | 2014-07-05 11:38:07


El vino moderno australiano es el resultado de un cuidadoso diseño. La primera aproximación ha sido la de estudiar cuáles son las demandas de mercado. Mercado  fundamentalmente Británico, para él se han elaborado vinos varietales,  dominados por caracteres afrutados, limpios  y fáciles de apreciar. Se ha orientado la elaboración hacia vinos de calidad a precios competitivos. De esta forma han logrado inundar el Mercado Internacional de Chardonnay, Semillon, Riesling, Cabernet Sauvignon, Shiraz, Pinot Noir, Moscatel y Colombard.

Esta gran calidad ha propiciado que Australia se haya convertido en el mayor consumidor de vino de los países angloparlantes. Pero lo más importante es que a pesar de haber desarrollado estos vinos modernos han sido respetuosos y han sabido conservar sus vinos tradicionales encabezados, como sus “Liqueur Muscat” y los tipo Oporto. Ello ha contribuido a crear una imagen de gran riqueza de estilos de vinos.

Viticultura
El mayor acierto de Australia ha sido el de no ser imitadores. Los estudios de las Universidades de Roseworthy y Adelaida han estado dirigidos a prácticas que se adecúen a su clima y condiciones naturales. Como resultado se ha llegado a sistemas de conducción del viñedo ni tan siquiera imaginados en Europa.

Gran parte del desarrollo de la viticultura moderna australiana se debe al Profesor Richard Smart, quien asesora con enorme acierto al Marqués de Griñón en sus viñedos de Malpica de Tajo. Sus teorías sobre el aprovechamiento de la energía luminosa han revolucionado los conocimientos clásicos de viticultura. Hasta la fecha se mantenía que grandes vinos sólo podrían ser elaborados a partir de plantas muy viejas. Sus estudios han llegado a demostrar que pueden ser obtenidos también de plantas jóvenes, si se respeta el equilibrio de la planta desde que ésta es joven.

Los racimos han de quedar bien expuestos al sol y una importante superficie total de hojas ha de aprovechar la energía solar. Para ello es necesario regar las plantas cuando las temperaturas son elevadas. El riego ha de ser moderado, dándole a las plantas la suficiente cantidad de agua como para tener suficientes hojas captando luz, pero no en exceso, evitando el sombreamiento de los racimos.
Resulta difícil resumir cómo es la climatología de un país que tiene la superficie de los Estados Unidos. Ciñiéndonos a las zonas vitícolas los  climas van desde zonas muy lluviosas y frescas, como en la isla de Tasmania, ideal para el cultivo de manzanas, hasta zonas desérticas en el Territorio Norte.

La baja humedad ambiental hace que  las uvas sean muy sanas, y esto es especialmente importante en Australia, en donde en muchos casos las uvas han de recorrer grandes distancias desde los viñedos a las bodegas.

La mecanización de la vendimia es una norma general. El motivo originario era la escasez de mano de obra, pero de esta forma se pueden hacer también vendimias nocturnas a baja temperatura, que son favorables tanto para el transporte de las uvas en largos recorridos, como para iniciar las fermentaciones a bajas temperaturas. Pero la mecanización no sólo alcanza a la vendimia sino además a podas en verde, levantamiento de alambres de las espalderas, como a la aplicación de los tratamientos que recibe el viñedo.

Guiados también por motivos económicos se ha desarrollado un método conocido bajo el nombre de poda mínima, que básicamente consiste en no podar en invierno. El número de bayas aumenta pero su tamaño disminuye, lo que es muy favorable para la elaboración de tintos, pues el color y taninos se encuentran  en las pieles y por tanto se pueden obtener vinos de mayor cuerpo y cantidad de color, siendo estos dos parámetros fundamentales para un largo envejecimiento.

Enología
Las pautas seguidas en elaboración son aparentemente sencillas pero en su día fueron revolucionarias. El objetivo es reflejar las características de cada una de las variedades y madurez alcanzada en el viñedo. Para ello se emplean depósitos de acero inoxidable, que aunque ya no son una novedad, en Australia se han empleado por más de veinte años. Se añadirán levaduras seleccionadas y serán fermentados a temperaturas controladas.

Estos métodos tan difundidos hoy en día, en cierto modo se deben a un fenómeno surgido a finales de los 80, los llamados “flying winemakers” (enólogos voladores). Grupos de jóvenes enólogos australianos se desplazaron al Hemisferio Norte  con la idea de elaborar vinos de calidad fundamentalmente en bodegas Cooperativas francesas en las que las condiciones eran buenas pero los resultados no tanto. Hoy existen empresas que ofrecen sus enólogos a diferentes bodegas durante las vendimias de los hemisferios norte y sur.

Otro principio clásico que se ha llegado a romper es el de que los vinos de calidad se elaboren en pequeñas cantidades. Uno de mis vinos favoritos es el Chardonnay Bin 65 de Lindemans, del que se elaboran al año varios depósitos de un millón de litros. Su calidad y uniformidad, son impresionantes.

Pero no todo en Australia es a lo grande ni mecanizado, la adorable Vanya Cullen, junto a su kmadre, elaboran vinos de “boutique” en Margaret River, a partir de sus mimados viñedos viejos. Todos sus vinos son de una enorme concentración y suavidad. Es el equilibrio en la planta y en la elaboración lo que lleva a alcanzar este grado de perfección. Ellas achacan gran parte de su éxito a la ausencia total de mecanización.

Vinos destacables
Quisiera aprovechar para ofrecer un pequeño listado de algunos vinos australianos que resultan muy representativos de la diversidad y enorme contraste de estilos de vinos elaborados en este continente.

En Australia se elaboran vinos blancos ligeros y sencillos como es el Poacher´s Blend, refrescante y afrutado que contrasta enormemente con Chateau Tahbilk, un vino blanco elaborado a la vieja usanza, con una crianza oxidativa en barrica, aquiriendo una gran complejidad aromática, aunque nada de frutosidad. Entre estos dos polos opuestos podríamos hablar del ya mencionado Bin 65, en el que hay que destacar las notas de manzanas maduras, características de la Chardonnay, junto a notas cremosas que revelan su fermentación en barrica. Me gustaría comparar este vino con Shaw & Smith Sauvignon Blanc. Es la sublimación de los Sauvignon, de un perfume intensísimo y de un paladar muy suave, contrastando con los Sauvignon europeos que suelen ser más bien ácidos y sin esta intensidad aromática.

La variedad Moscatel ocupa un lugar importante dentro de Australia, a partir de ella se elaboran vinos jóvenes, como el Late Picked Muscat Blanc que tal y como su nombre indica se elabora a partir de uvas recogidas tardíamente. Ello hace que la cantidad de azúcares y aromas sea elevada. Es un vino ideal para acompañar postres que a pesar de ser dulce no es nada empalagoso gracias a su importante acidez. También son dignos de mención  los Liqueur Muscat. Profundamente oscuros y  densos como resultado de su larga crianza en barricas viejas y de su encabezamiento, dejando una cantidad elevada de azúcares sin fermentar. Algo tremendamente interesante de ellos es que a pesar de su crianza siguen conservando aromas de la variedad.

Los vinos tipo Oporto son ya unos clásicos en Australia, son especialmente buenos los Tawny, siendo tan complejos como un buen Oporto del mismo estilo y además generalmente mucho más económicos.

Pero es con los vinos tintos con los que realmente destaca Australia y si cabe hacer mención especial a alguna variedad, ésta es la Syrah (o Shiraz, como se llama aquí). En los años 50 Max Schubert decidió elaborar el primer gran vino tinto australiano. Empleó esta variedad oriunda del Valle del Ródano, pues sospechaba que se aclimartaría bien al caluroso clima australiano,  el resultado fue espectacular. Se obtuvieron grandes premios en infinidad de concursos internacionales y por fin pasó Australia a contar con un vino de primera línea mundial. Este vino fue bautizado con el nombre de Grange Hermitage, pero por Normativas de la Comunidad Económica Europea se etiqueta ahora bajo el nombre de Grange. Es el buque insignia de los vinos australianos. Grange es a Australia lo que Barca Velha o Vega Sicilia a Portugal y España respectivamente. Su producción es muy limitada y ha surgido un número importante de vinos elaborados de la misma variedad para poder dar abasto al ánsia despertada por este vino.

El Bin 389 puede ser considerado el Grange de los pobres y de hecho es de público conocimiento que este vino se elabora en las barricas que previamente han contenido el mítico Grange, sin embargo no se elabora a partir de la misma variedad por lo que tal vez el Bin 28 Shiraz es la mejor alternativa económica al Grange.

Otros vinos elaborados a partir de Shiraz son el Old Block de St. Hallett comoMount Langhi. Estos vinos sin embargo no tienen ninguna vocación de imitación. El primero se elabora a partir de viñedos muy viejos, de más de 100 años, por no haber filoxera en el Valle de Barossa, en donde se elabora, por lo que alcanza una enorme concentración. El segundo es un vino aparte, ha sido mi vino tinto favorito de cuantos he probado en estos dos últimos años. Su perfume es increiblemente especiado y de una textura muy muy suave con un final muy persistente, quedándose en la boca la sensación del vino por mucho tiempo después de haberlo tragado.

La pasión por la Shiraz, considerada en Australia como su variedad más representativa, los ha llevado a elaborar incluso espumosos tintos. Elaboradores de Champagne mostraron su interés por la elaboración de espumosos en Australia desde hace ya mucho tiempo. Los primitivos viñedos, destinados a la elaboración de espumosos, se encontraban ubicados en aquellas zonas más frías. Surgieron así el Green Point, elaborado por Moet & Chandon, junto a otros elaborados en la isla de Tasmania. Sin embargo los espumosos más interesantes surgieron algo más tarde, como es el caso de Brut Taché en el que no sólo son perceptibles los aromas de la segunda fermentación en botella, sino que además queda un refrescante recuerdo de aromas primarios.

En Australia se elabora prácticamente todo tipo de vinos, incluso vinos afectados por podredumbre noble, como es el caso de De Bortoli Noble One Botrytis Semillon. Un vino muy especial que generalmente se encuentra sólo en botellas de 375 cl. Estos vinos se pueden afortunadamente encontrar ya en España, gracias al empuje de Luis Aguilar Pride, un joven empresario hipano-australiano afincado en nuestro país.

Visión de futuro
El planteamiento para la comercialización de los vinos australianos ha sido excelente. Hoy en día cuentan con un sólido reconocimiento internacional tanto por su calidad como por sus precios razonables. ¿Cual es su futuro? Pocos países tienen un éxito comercial prácticamente asegurado y es que en Australia se ha sabido no sólo elaborar grandes vinos sino que además mejoran año tras año, su oferta de estilos aumenta y se ha sabido crear un sólida reputación en cada uno de los segmentos de precios.

En Australia han estado bastante tranquilos por la falta de competidores potenciales. Los vinos Californianos serán siempre más caros de elaborar, los países del Este siguen sin políticas económicas realmente sólidas, en Sudáfrica falta aún mucho camino por recorrer. Sólo hay un país en Sudamérica que ha comenzado a preocuparles, Chile. En Chile se pueden obtener vinos a precios más bajos que los australianos y comienzan a ofrecer calidades muy buenas, sólo les falta una mayor diversidad de estilos y sobre todo algún vino de primera línea, por el que ya varias bodegas están trabajando. Europa no ha sido digna de su preocupación pues los precios de elaboración son más elevados y según R. Smart en España no se ha despertado aún.

Smart es de la opinión de que en La Mancha se podrían elaborar una gama y estilos de vinos muy similares a los australianos, siempre y cuando se pudiesen regar los viñedos moderadamente y se cultivasen las variedades de mayor reclamo internacional.

Así pues hasta que España despierte y Chile no amplíe su gama de estilos de vinos Australia puede estar bastante tranquila, pero los Australianos no se duermen y sus vinos mejoran año tras año. Serán por tanto más y más competitivos pero sus precios no bajarán, por el enorme reconocimiento internacional que ha alcanzado su calidad.

Resulta curioso como en Australia, que se apostó por el movimiento Varietal en vez del de las Denominaciones de Origen comienza ahora, al igual que en otras zonas del Nuevo Mundo, a despertar un interés por las Denominaciones de Origen. Son de la opinión de que ahora que sus vinos son más que conocidos es cuando se debe de aspirar a un escalafón superior de sofisticación.

El progreso que han tenido los vinos Australianos es espectacular. En tan sólo unos veinte años han pasado de ser unos simples elaboradores de vino a granel al país con mayor solidez de prestigio internacional. ¿Qué nuevas y gratas sorpresas nos depara este gran continente?

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...