LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los vinos de Canarias, fruto de su peculiar geografía.

Sobre suelos volcánicos y con una variedad de microclimas, la humedad traída por los vientos aliseos…son muchas las peculiaridades geográfica las que han hecho especial a los vinos de las Islas Canarias durante siglos.

Vinos del Mundo | 2014-10-01 11:12:03


El archipiélago Canario está situado frente a la costa noroeste de África, entre las coordenadas 27º 37' y, 29º 25' de latitud norte. A pesar de estar situado en plena zona desértica, las islas son verdaderos continentes en miniatura, y en ellas se dan, según la orientación y altitud, una gran variedad de climas, diferentes al de las vecinas zonas africanas.

Ello se debe a la influencia de varios factores entre los que destacan:

-Los vientos alisios cargados de humedad que soplan, casi todo el año, procedentes del

-Norte y Noroeste, limpiando y refrescando el ambiente, suavizando las temperaturas.

-El océano Atlántico con su corriente fría de Canarias que dulcifica las temperaturas en las zonas costeras y da gran humedad al aire.

La baja pluviometría media anual, del orden de 350 litros por metro cuadrado, aunque existen grandes oscilaciones, territorios con menos de 100 l/m 2 , a otros con casi 1.000 l/m 2 .

Aunque el terreno de todas las islas es de origen volcánico y, en general, de gran fertilidad, se puede encontrar, debido a su formación en diferentes épocas geológicas, suelos muy variados y en diversos estados de evolución. Los terrenos que ocupa la viña son, frecuentemente, ligeros, permeables, ricos en nutrientes minerales y con pH ligeramente ácido, consecuencia de su origen y naturaleza volcánica.

Una de las características más interesantes de la viticultura del archipiélago, es que éste es un territorio “no filoxerado”, por lo que las viníferas se plantan directamente de sarmiento y se cultivan sobre sus propias raíces, con las grandes ventajas fisiológicas y enológicas que reporta: longevidad y mayor pureza de la vinífera sin influencia de porta injerto.

Otra de las propiedades interesantes es la gran riqueza varietal; cerca de 100 variedades catalogadas, y más aún si consideramos que todas ellas fueron introducidas desde Europa en los siglosXV, XVI, XVII y XVIII, antes de que la filoxera arrasara los viñedos del continente, por lo queen las Islas se han conservado con un alto grado de pureza.

El viñedo ocupa aproximadamente el 10% del suelo agrícola útil del Archipiélago.

a) Factores humanos

La historia del viñedo y los vinos de las Islas Canarias es verdaderamente singular: Horacio, medio siglo antes de Jesucristo, aseguró que “la viña sin podar florecía continuamente en las Afortunadas”. Sin embargo, son diversos los autores que afirman que la vid no formaba parte de la flora del archipiélago y aseguran fue introducida en algún momento entre los siglos XIV y XV por los conquistadores o colonos. La diversa procedencia de los primeros colonizadores y la coincidencia en sus culturas del vino se tradujo en la introducción en las Islas de las mejores cepas, con el deseo de lograr cuanto antes una producción interna, evitando así los inconvenientes de recibir los caldos del exterior en inseguros y lentos navíos.

La adaptación y aclimatación de variedades de procedencia tan diversa hacen que estos viñedos importados prosperen desde los inicios. Ya en la primera mitad del siglo XVI, y coincidiendo con la decadencia del cultivo de la caña de azúcar, el vino canario cobra relevancia gracias a dos circunstancias fundamentales:

-la alta calidad lograda por el vino “malvasía”, ela borado con la variedad del mismo nombre que, procedente, según varios autores de la isla de Candia (actual Creta), llega al Archipiélago en la segunda mitad del siglo XV, seguramente desde Madeira, y

-la situación geográfica de las islas, puente de tres continentes y escala obligada en las rutas oceánicas de navíos comerciales, aventureros y piratas, que descubren y difunden la calidad del “malvasía” de Canarias, que va ganando adeptos y prestigio universal.

Cabe significar que los vinos isleños, especialmente los “malvasía”, pero también los vidueños (elaborados con variedades distintas a la malvasía), son los primeros vinos generosos del mundo que fueron objeto de un comercio marítimo important e, nace un próspero intercambio comercial que convierte el cultivo de la vid y la explotación de los vinos de las Islas Canarias en la principal fuente de riqueza para el Archipiélago a lo largo de casi trescientos años.

Los vinos de las islas Canarias tenían la fortuna de que mejoraban con los viajes, dada su estancia en la madera (por lo que se pagaba a mayor precio el vino llegado de “retornos”). Su prestigio se impone de tal manera que, en los palacios de las principales cortes europeas, nunca faltaba el malvasía, “que alegra los sentidos y perfuma la sangre”, y que es distinguido entonces como una Denominación de Origen, al dársele el nombre genérico de “Canary”, de manera similar a como hoy se conocen Oportos, Burdeos o Jerez.

Actualmente, las producciones por unidad de superficie son realmente bajas debido a varios factores, siendo los más destacados los siguientes:

Plantaciones de secano, con extensas zonas en las laderas orientadas al sur de las islas occidentales y comarcas con escasa pluviometría como es el caso de Lanzarote, donde a veces no llega a los 150 litros por metro cuadrado y año.

-Arcos amplísimos de plantación en muchas comarcas (La Palma, Lanzarote y zonas altas de otras comarcas).

-Envejecimiento de las plantaciones que superan la edad de ochenta años y más.

-Abundancia de viñedos en zonas altas de grandes pendientes, que exigen gran cantidad de mano de obra por la imposibilidad de una mínima mecanización.

La diversidad de formas de cultivo, muchas de ellas únicas en el mundo y de gran originalidad y belleza (más de doce en las diferentes islas), se unen a la singularidad de esta región vitivinícola. Entre las mismas cabe destacar las siguientes:

-Cordón.

-Emparrado.

-Hoyo.

-Parral bajo.

-Vaso.

-Rastras.

b) Datos del producto.

La amplia gama cromática y aromática, así como una persistencia de sabor mineral-volcánico en todos los vinos de las Islas Canarias dan su especificidad al producto.

c) Interacción causal

La gran diversidad de climas, unido a la gran diversidad de variedades de vid perfectamente adaptadas al terreno volcánico han favorecido que los vinos de las Islas Canarias presenten unas características claramente diferenciadoras.

Las prácticas de cultivo mencionadas así como los factores limitantes de la producción ya descritos, (Plantaciones de secano, marcos amplísimos de plantación en muchas comarcas, envejecimiento de las plantaciones que superan la edad de ochenta años y, la abundancia de viñedos en zonas altas de grandes pendientes), favorecen la calidad de las cosechas.

El suelo volcánico de las Islas aporta componentes minerales a las distintas variedades viníferas adaptadas. Debido a esto, los vinos presentan sabor es minero-volcánicos característicos.

La II Ruta del vino- Bike y Run Challenge potencia el enoturismo en Gran Canaria.

Los orígenes del vino en Canarias. ¿Por qué son tan especiales sus viñedos?

El mejor vino de Canarias lo sitúa Guía Peñín en la Isla de la Palma

La D.O Lanzarote es la que mantiene el más alto índice de exportación de vino de toda Canarias.

La Casa del Vino de Gran Canaria: El Galeón.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...