LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los vinos de la Sierra de Francia. Vinculación con el suelo y la montaña.

Suelos de pizarra y granito, clima mediterráneo húmedo, fuertes desniveles y viñedos centenarios se unen para dar lugar a una marcada tipicidad, creando un terruño muy complejo y peculiar.

Cultura del Vino | 2017-08-29 18:21:40


La zona se caracteriza por una orografía tortuosa a la que se adaptan las parcelas de viñedo dispuestas en bancales en las laderas sobre el río Alagón y sus afluentes.

Estas características orográficas son más marcadas hacia el noroeste de la zona, siendo las pendientes más suaves en el sur. El cultivo en bancales en fuertes pendientes asegura una buena insolación de las cepas, siendo el Índice Heliotérmico de Huglin medio en la zona de 2500; obteniendo índices de madurez propios de uva de calidad.

Las formaciones rocosas de la zona son metamórficas, al oeste y plutónicas, al este. Entre las primeras destacan las pizarras arcillosas de ligero metamorfismo de color verde grisáceo que se atribuyen al Cámbrico. Los suelos de la zona, a diferencia de la generalidad de las comarcas vitivinícolas de Castilla y León, tienen carácter ácido.

La textura es mayoritariamente franco-arenosa, muy adecuada para el cultivo de la vid. En la zona noroeste la textura es franco-limosa, donde  la orografía es más marcada, y en el sur, donde hay una menor pendiente, la textura es limosa. La diferenciación a efectos texturales entre la zona granítica y la pizarrosa es alta. En la primera predominan el limo y la arena fina y en la segunda prevalece la arena gruesa.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...