LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los vinos de las Tres Riberas en el territorio de Navarra.

Dada la larga tradición vitivinícola de la zona productiva, dentro de la Asociación de bodegas Elaboradoras y Embotelladoras de vinos de la tierra 3 Riberas existen varias bodegas con una larga historia en la elaboración de vinos.

Denominaciones | 2017-02-08 17:29:57


La zona de producción  está  constituida  por  los  terrenos  ubicados  en  los   términos  municipales  pertenecientes  a  la  Comunidad  Foral  de  Navarra y Bardenas Reales.

Los  vinos  de  la  IGP  3  Riberas  se  caracterizan  por  ser    vinos  de  olor  y  sabor   equilibrados, de buen cuerpo y con aptitudes para el envejecimiento.  Son  vinos  con  graduación  alcohólica  alta,  superior  a  los  11  %  vol.,  una  buena   conservación  de  la  acidez  y  una  maduración  polifenólica  adecuada,  que  favorece  el   desarrollo de altas intensidades de aroma y color en los vinos.

El vínculo de estos vinos con su zona geográfica se basa en la calidad de los mismos  y  en  la reputación  obtenida  en  el  mercado.  Está  reputación,  reconocida  incluso  con anterioridad a la obtención formal de la protección, se refleja en su comercialización.

La  calidad  de  los vinos  de  la zona de producción está vinculada a  varios  parámetros climatológicos y edafológicos entre los que se destacan los siguientes:

La  fuerte oscilación de temperaturas  a  lo  largo  del  año  que  propicia  un  ciclo   vegetativo largo y que implica una maduración más lenta de las uvas. 

La amplía oscilación térmica entre el día y la noche, especialmente desde el envero a  la vendimia, permiten unas condiciones apropiadas para la maduración. 

Las  bajas  precipitaciones  que  mantiene  las  producciones  en  umbrales  medios, favoreciendo la sanidad de las uvas y la elaboración.

Los  altos  niveles  de  carbonatos  de  los  suelos, la escasa  proporción  de  materia orgánica y la alta permeabilidad que favorecen la obtención de graduaciones alcohólicas altas, así como una buena conservación de la acidez.

La incidencia de los vientos dominantes, fundamentalmente el cierzo, permite que la  humedad relativa sea baja, minimizando el efecto de plagas como el mildiu y el oidio,  garantizando  una  buena  salud  de las  uvas, que se traduce en la obtención de vinos que no presentan defectos en aroma, color y sabor.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...