LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los vinos de Pago de España. Los vinos de Jaraba y su relación con el terroir.

Los vinos de La Jaraba, condicionados por las características del terruño y clima, que aporta intensidad, estabilidad y elegancia a la fracción fenólica de los vinos.

Denominaciones | 2016-09-01 13:14:45


La Finca “La Jaraba” se encuentra localizada en los términos municipales de Villarrobledo  (Albacete) y El  Provencio (Cuenca). Estos vinos de Pago,  nos  muestran    una  estructura, mineralidad y volumen importante que el envejecimiento en barrica y botella tornan organolepticamente a vinos de color rojo picota madura de intensidad media-alta, con  aromas  a  frutos  rojos  y  fruta  negra, mostrándose  en  boca  amplios  y  carnosos,  y  analíticamente  con  unas  concentraciones  de  estroncio  superiores  a  los  de  otros  vinos,  debido  a los altos niveles de este elemento en los suelos del Pago La Jara

La  finca  está  situada  en  una  zona  que  se  caracteriza  por  ser  una  depresión  rellena  de  sedimentos,  atravesada  por  el  antiguo  curso  de  agua,  hoy  intermitente,  denominado  la  Cañada  de  Valdelobos,  que  termina  por  desembocar  en  el  río  Záncara,  límite  de  las  provincias  de  Cuenca    y  Albacete,    y  no  posee  relieves  de  consideración,  pudiéndose  considerar completamente llana, siendo su altitud de 700 metros sobre el nivel del mar.

La situación de los viñedos, en gran parte arropados por 92 has. de monte compuesto de encina  y  pino,  proporciona  un  microclima  particular  favorable  al  buen  desarrollo  de  la  vid, liberándolo en gran medida del estrés hídrico que supone el viento cálido y seco de Levante, lo que permite alargar el proceso de maduración de la uva y permitiendo, por tanto, mayor aporte de materia colorante, taninos de calidad y aromas en el fruto.

Los  terrenos  pertenecen  al  cuaternario,  unidad  morfoestratigráfica  del  Sistema  Fluvial  del  Guadiana.  Su  composición  es  variable,  cuarcitas,  cuarzos  y  calizas  mesozoicas  y  miocenas,  lo  que  permite  mantener  la  humedad  más  tiempo  y  que  sea  un  terreno  diferenciado de otras zonas cercanas, mucho más calcáreas.

Los suelos podemos clasificarlos dentro de los alfisoles, con suelos rojos mediterráneos sobre  material  calizo,  perfil  desarrollado,  ph  comprendido  entre  7  y  8,5,  capacidad  de  cambio baja, drenaje interno bueno, buena penetrabilidad hasta los horizontes de costra caliza,  que  se  presentan  hacia  los  60/90  centímetros,  y  texturas  de  franco  arenosas  a  arcillosas.  Presenta  abundancia  de  elementos  de  aluvión  que  los  hace  más  ricos  en  elementos  nutritivos.  Por  otra  parte,  la  morfología  del  suelo  fértil,  rico  en  guijarros  gruesos  de  aluvión,  y  la  práctica  cultural  de  estercolado  anual,  proporciona  un  perfil  aireado y fresco, idóneo para el cultivo de la vid y, como consecuencia, factor de mejora cualitativa del fruto.

La   climatología   podemos   considerarla   de   clima   mediterráneo      templado   con   características  continentales.  Los    valores    medios    de    las    variables    climáticas    más    importantes   se   sitúan   entre   14º   y   16º   C   de   temperatura   media   y   450   mm.   de   precipitación, ambos valores medios anuales.

La  ubicación  de  la  finca  en  una  depresión  fluvial,  rellena  de  sedimento  y  con  una  composición  variable  en  cuarcitas,  cuarzos,  calizas  y  un  nivel  de  estroncio  en  suelos  superiores  a  la  media  habitual,  contribuye  a  producir  unos  vinos  intensos,  aromáticos,  balsámicos,  amplios  y  con  un  marcador  efectivo  diferenciador  en  cuanto  al  nivel  de  estroncio.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...