LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los Vinos de Sudáfrica.

El misterio de la calidad de estos vinos es su enorme potencial de envejecimiento. La recuperación de los vinos sudafricanos solo ha sido viable gracias a la rentabilidad de sus vinos de estilo moderno. Autor: Joaquín Gálvez Bauzá

Vinos del Mundo | 2014-07-06 12:54:02


Los navegantes portugueses descubrieron el Cabo de Buena Esperanza, pero al igual que los holandeses, sólo paraban a llenar sus barriles de agua. No fue hasta que estos últimos se establecieron en Java y comenzara un tráfico regular con Holanda para que justificase tener una base de escala en el Cabo. En el año 1652 el médico John van Riebeeck tuvo como principal preocupación suministrar alimentos frescos a los tripulantes en tránsito para evitar el escorbuto. Más como un “hobbie” que por el desempeño de su labor, van Riebeeck solicitó las primeras vides a los directores de las Compañías Holandesas de Indias Orientales y tras varios fallidos intentos logró recibir en 1665 plantas procedentes de Alemania, Francia, España y Bohemia. De su primera cosecha en 1659, obtuvo 15 litros de Muscadet del Loira, seguramente un vino delgado y ácido.

Uno de los mejores Vinos del Mundo.

En 1679 el Comandante Simón van der Stel estableció una propiedad hacia el interior, en la localidad de Stellenbosch, a la que llamó Constantia. Esta finca tenía 750 hectáreas, la superficie de Amsterdam de la época, y por ello era conocida como “Groot Constantia” la Gran Constantia. Pero lo más importante es que fue la cuna y dio nombre a uno de los más famosos vinos del mundo.

Los vinos de Constantia en el Siglo XVIII, se encontraban entre los más caros, sólo superados por los Tokay. La variedad a partir de la cual se elaboraban era la  Spanish Hanepoot o Moscatel de Alejandría, que había sido traída de Málaga tras hacer escala en Canarias.

De estos vinos se sabe casi todo, existen documentos que  detallan su crianza oxidativa en grandes barricas y de como verificaban, pegando la oreja a las barricas. Si la adición de anhídrido sulfuroso había sido suficiente para paralizar la fermentación cesaba el burbujeo y quedarían azúcares residuales en el vino.

El misterio de la calidad de estos vinos era su enorme potencial de envejecimiento. Hugh Jonhson ha tenido ocasión de probar Constantia de casi doscientos años y los describe como vinos ambarinos que llenan la boca, tremendamente equilibrados y con aromas gratamente enranciados en los que ya no quedan aromas de Moscatel. Johnson dice que le recuerdan muchísimo a los vinos de Málaga de la misma edad, quien fuera él! Hoy lamentablemente Groot Constantia no es más que un monumento Nacional. Sus vinos han  corrido la misma suerte que nuestros míticos  Málaga.

La fatídica llegada de los ingleses.

A partir de 1814 Sudáfrica fue incorporada al imperio británico y Nelson no tardó en bautizarla como la “gran taberna”. Los ingleses redujeron las tasas a los vinos procedentes de Sudáfrica para poder contar con vinos asequibles de su nueva colonia. Se abrió así un mercado para todo tipo de vinos baratos amparados en la calidad de los vinos de Constantia.

La historia que siguió a continuación llevó al país a una gran decadencia, tras el flaco favor de bajar las tasas las volvieron a subir haciendo que los vinos sudafricanos fuesen poco menos que imposible de comercializar en el Reino Unido, por entonces su principal mercado. En 1859 el país quedó asolado por el oidio, para en 1861 recibir otra puntilla de los ingleses que anularon las tasas de importación de vinos franceses y finalmente en 1866 quedar devastada por la filoxera.

KWV y Apartheid

Puede que los vinos de Moscatel sedujeran al mundo en el siglo XVIII pero los dos siglos siguentes han sido muy difíciles. La  KWV (Asociación de Cooperativas) fundada en 1918 y vigente hasta 1992, estaba legalmente capacitada para limitar la producción nacional, y subvencionaba el excedente que se destinaba a destilación, favoreciendo a los granelistas. Esta mentalidad ha quedado reflejada en el dicho local de vendimia “maak die bak vol” llenad los depósitos hasta arriba, confundiendo cantidad con calidad.

Las normas de la  KWV  favorecieron elevados rendimientos y mediante riego indiscriminado ha sido posible que Sudáfrica, que ocupa la vigésima posición en cuanto a superficie de viñedo mundial, sea sin embargo el octavo productor de vino. Los rendimientos medios son de 77hl/ha, pero se llegan a alcanzar cifras de 350 hl/ha, o lo que es lo mismo, unas 10 veces lo que produce casi cualquier viñedo europeo.

Durante los años 80 la campaña anti-apartheid excluía el vino sudafricano de la mayoría de los mercados internacionales. Al levantarse las sanciones comenzaron a ser competitivos en el segmento de precios más bajos. Es un mercado que ahora lucha por encontrar un lugar y los esfuerzos han sido notables, ya 1993 las exportaciones al Reino Unido sobrepasaron las de Chile y Nueva Zelanda. Pero no confian exclusivamente en los consumidores británicos por segunda vez y por ello buscan calidad más que ser competitivos a bajos precios. Otras complicaciones añadidas son que no tienen otra alternativa a la exportación pues la mayoría de color consume más cerveza que vino, de hecho ocupa uno de los 5 primeros puestos en su consumo, con 130 litros de cerveza al año, mientras el de vino no hace más que descender. Además los portes terrestres desde las zonas de producción a Johanesburgo (1600 km) encarecen el vino más que su transporte marítimo hasta Europa o América.

El acierto ha empezado con el cultivo de nuevas variedades de mayor aceptación internacional, que paulatinamente han ido sustituyendo a las tradicionales, que en muchos casos su único atractivo era su caprichosa denominación.

La caprichosa denominación de las uvas.

Ya hemos hablado de la Spanish Hanepoot, responsable de los Constantia, que no fue la única variedad rebautizada en el Cabo. Estudios ampelográficos han podido desvelar el origen de ésta y otras variedades y saber  cuales son sus nombres verdaderos.

La variedad más cultivada es la Chenin Blanc que aquí se llama Steen. A partir de ella se elabora todo tipo de vinos blancos, tranquilos y espumosos, con y sin el empleo de barrica. Es frecuente encontrarla envasada en cajas de 5 litros, siendo estos vinos a granel simplemente dulzones y de aromas neutros. La variedad Steen sigue lamentablemente representando casi un tercio de todas las variedades cultivadas.

La segunda variedad en superficie de cultivo es española y sin embargo se la ha llamado White French, nuestra Palomino, con ella se elaboraban vinos generosos que imitaban a los jereces. La Green Grape, literalmente uva verde, es la Sémillon procedente de Burdeos, pero la variedad con un nombre y origen más curioso es sin duda la tinta Pinotage.

La Pinotage fue desarrollada en 1925 y es el cruce de la Pinot noir de Borgoña, con la variedad Cinsault del Ródano, conocida en Sudáfrica como Hermitage. Su principal virtud es la facilidad de cultivo y velocidad con que acumula azúcares. Sus vinos pueden ser frescos de estilo Beaujolais como de mucha estructura como los Shiraz de Australia, resultan de buen color, cuerpo medio y en los mejores casos pueden envejecerse unos 10 años. Es la variedad símbolo de Sudáfrica pues por muchos años solo se ha cultivado aquí, aunque ahora ya se puede encontrar también en California, Australia e incluso en algunas zonas de Italia.

Regiones de elaboración.

Otro de los desaciertos en la legislación de los vinos sudafricanos ha sido establecer una delimitación de las regiones atendiendo a criterios, o mejor dicho límites políticos, pero que no coinciden necesariamente con el carácter de los vinos ni cuentan con un clima o suelos similares.

Constantia

Area al sur de Ciudad el Cabo, en una pequeña península refrigerada por las corrientes de sus costas al Este y Oeste, con temperaturas medias diurnas en verano de 18 grados, los inviernos son muy húmedos (1000 mm) pero de temperaturas moderadas. Groot Constantia es la mayor atracción turística gracias a la bella y más antigua bodega sudafricana de estilo holandés. La propiedad vecina Klein (pequeña) Constantia ha demostrado que es posible elaborar vinos de estilo moderno de primera línea, a partir de variedades como Sauvignon blanc, Chardonnay y Cabernet Sauvignon. En 1991 se convirtió en la primera bodega moderna que resucitó los afamados vinos de Costantia, con la cosecha de Moscatel de grano menudo de 1986.

Stellenbosch

Es la patria de los mejores vinos tintos de elaboración tradicional. La segunda región más antigua tras Constantia, establecida en 1769. Aquí se ubica el Departamento de enología de la Universidad de el Cabo. Las temperaturas son similares a las de Constantia y produce una enorme gama de vinos, incluyendo vinos estilo Oporto, Chardonnay, Sauvignon blanc, aunque los vinos de mayor fama son los tintos de Pinotage, Cabernet y Shiraz. Se elabora sólo el 13% de los vinos sudafricanos pero es donde se encuentra la mayor concentración de bodegas modernas de calidad, entre las que cabe destacar Rustenberg, Kanoukop, Rest-en-Vrede, Overgaauw, Le Bonheur, Uitkyk, Alto, Meerlust, Vriesenhof y Thelema.

Paarl

Quiere decir perla en Afrikaans, es una región calurosa en la que se han elaborado vinos tipo jerez. Hoy en día hay una gran variedad de estilos, tanto de vinos tintos como blancos de variedades clásicas como espumosos, brandies y vinos tipo oporto. La bodega Nederburg elabora un total de 40 vinos diferentes y elaboró en 1969 el primer Chenin blanc con botrytis, llamado Noble Late Harvest. En 1985 la bodega Backsberg Estate elaboró el primer Chardonnay fermentado en barrica, hoy es ya una práctica frecuente.

Worcester

Región muy extensa, fértil y calurosa. En ella se elabora entre un 20 y un 25% del total de la producción nacional y son destinados bien a destilación o vendidos a granel.

Robertson

Zona calurosa y seca en donde se cultivan fundamentalmente variedades blancas. Hay algunos vinos encabezados de Moscatel interesantes, como lo es también el Chardonnay de Westhof.

Olifantsriver

La bodega cooperativa Vrendendal es la mayor del país, procesa 40.000 toneladas al año. Es probablemente el único dato que interesa destacar aquí.

Orange River

Destinada tambien a vinos de granel, es la región más calurosa y la más septentrional. Gracias al empleo de riego se obtienen con facilidad rendimientos de 150 hl/ha.

Klein-Karoo

Zona semi-desértica en donde son típicos los vinos tipo oporto y otros dulces encabezados.

Elgin

Zona fresca al Oeste de Ciudad el Cabo, de reciente creación, elabora vinos interesantes de Sauvignon blanc y tiene potencial para la introducción de otras variedades borgoñonas, Pinot noir fundamentalmente.

Mosel Bay

En la costa del Oceáno Indico, es la región más al sur y de las más nuevas y frescas.

Walker Bay

Una región sureña que produce algunos de los vinos más prometedores de variedades borgoñonas. Aquí se encuentra Hamilton Russel Vineyards y Bouchard-Finlayson, la primera “joint-venture” entre un borgoñón y un enólogo sudafricano. Habría que destacar que el mismísimo Paul Pontallier, enólogo de Château Margaux se ha interesado en el proyecto “Plaisir de Merle” en el que esperemos tenga más fortuna que en su Aquitania de Chile.

CONCLUSION

El oidio, la filoxera y la recesión económica fueron tan solo catalizadores de la decadencia de sus vinos de moscatel, éstos no son tan populares como antaño. La recuperación de los vinos sudafricanos solo ha sido viable gracias a la rentabilidad de sus vinos de estilo moderno. Se subraya así la necesidad de los estudios de mercado para asegurar la supervivencia en este tan competitivo mundo del vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...