LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los vinos de Tenerife, una isla y mucha variedad.

Los primeros viñedos llegados a la isla, allá por el siglo XVI, trajeron de su lugar de origen una riqueza varietal de viñas difícil de igualar. De los microclimas y de esa variedad varietal nacen diferentes denominaciones de origen.

Cultura del Vino | 2017-02-13 10:36:00


La naturaleza volcánica de los suelos y la perfecta adaptación de las cepas a los numerosos microclimas de la isla han convertido a Tenerife en una reserva vitivinícola de excepción.

A esto hay que unir el hecho de que sea parte importante del patrimonio cultural isleño, arraigado de forma popular, con alta expansión del conocimiento y práctica de las tradiciones enológicas, dando lugar a una exquisita diversidad de vinos de gran calidad.

Esta singular pluralidad que caracteriza los vinos de Tenerife, se encuentra garantizada en la actualidad por la protección de las cinco Denominaciones de Origen que existen en la isla: Abona, Tacoronte-Acentejo, Valle de Güimar, Valle de La Orotava e Ycoden-Daute-Isora, que certifican la procedencia y calidad de los caldos elaborados en la isla, lo que se ha visto reflejado en la obtención de múltiples reconocimientos y premios, tanto a nivel nacional como internacional.

Estas Denominaciones de Origen son gestionadas y reguladas por sus respectivos Consejos Reguladores, encargados de velar por el control y garantía de las producciones de uva y vino de la isla.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...