LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los vinos monastrell de Jumilla.

La viticultura en la zona presenta unas características muy particulares que la diferencian de cualquier otra zona y condicionan las actuaciones del viticultor, al igual que determinan las cualidades distintivas de las producciones.

Cultura del Vino | 2016-09-19 13:29:24


Bajo los difíciles condicionantes de la zona, la variedad Monastrell da lugar a un vino tinto: robusto, aromático, afrutado y muy bien cubierto, pero asimismo produce rosados amplios, extraordinariamente afrutados y con fresca acidez, de indudable interés, aunque difíciles de elaborar.

Hay que señalar, asimismo, las elaboraciones de vinos especiales a partir de la citada variedad Monastrell: vinos de licor, con un alto nivel de taninos, lo que da lugar a vinos de una intensidad colorante media a muy alta, pudiendo llegar casi a la opacidad, resultado de las altas temperaturas características de la zona.

¿Cómo son los vinos de Monastrell?.

Según el pliego de condiciones de la D.O Jumilla y de manera general, los vinos presentan una intensidad colorante varía entre media y muy alta.

En los tintos jóvenes (hasta dos años): Color rojo violáceo a rojo cereza. Y también a rojo rubí o a rojo teja en el caso de prolongados periodos de envejecimiento.

En los vinos tintos las sensaciones de frutas frescas y/o maduras son predominantes en los jóvenes, mientras que los sometidos a envejecimientos, son de mayor complejidad aromática, éstas vienen acompañadas por las sensaciones  aromáticas aportadas por un correcto proceso de envejecimiento en barricas de roble (ligera sobremaduración, especias, balsámicos, recuerdos de roble) y botella.

En la fase gustativa, la mayoría de estos tintos monastrell son limplios, con cuerpo, equilibrados, carnosos; con taninos maduros apreciables pero sin agresividad. Limpios y persistentes en el postgusto.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...