LLAMANOS 34 91 535 89 90

Lugares con encanto para hacer enoturismo: Comarca de Binissalem.

Está situado en el centro de la isla de Mallorca y pertenece a la comarca del Raiguer. Los vinos de Binissalem están protegidos por la Denominación de Origen y engloban el carácter de esta tierra.

Enoturismo | 2016-04-06 12:46:10


Dice la tradición que en Mallorca, en el Mediterráneo, no se concibe la fiesta sin vino; el vino está presente en la religión, las celebraciones y la alimentación. El vino ha esculpido el paisaje, la arquitectura, el enoturismo, y la cultura de este territorio.

Esto es lo que puedes percibir si te acercas a visitar la comarca de Binissalem, en la Mallorca más rural y auténtica, los bodegueros se esfuerzan por seguir adelante con una cultura del vino que ya se introdujo a través de la civilización romana.

Las variedades de uva autóctonas como el manto negro, callet y moll le llevarán a conocer la singularidad de los vinos de la DO Binissalem, pudiendo degustarse en sus bodegas, donde se es acogido como un miembro más de la familia.

En Mallorca es difícil competir con el turismo de playa, pero poco a poco, el vino se ha ido configurando un espacio que no está reñido con el turismo que llega ala isla para disfrutar del sol y del mar. Cada vez hay un mayor interés por la otra cara de Mallorca, por su artesanía, sus tradiciones y sus vinos. Así el viajero se interesa cada vez más por las variedades autóctonas y las características que estas aportan a los vinos, los métodos de elaboración para cada tipo de vino, la crianza, el territorio…

La ruta del vino de la D.O. Binissalem os guiará por unos paisajes llanos presididos por la Sierra de Tramuntana. Unos caminos laberínticos os acercaran a los viñedos, a la tierra, a sensaciones naturales únicas y singulares, a casas, a pozos, a cuevas y a “llogarets”.

La visita al pueblo vitivinícola de Binissalem es muy atractiva. En Binissalem se puede dar un paseo por el pueblo, ver la arquitectura típica, con gran uso de la piedra marés en muchas de las fachadas de las casas. Y por supuesto visitar las bodegas, alguna con 300 años de antigüedad, como Vins Can Novell en la que todavía puedes ver los grandes toneles de roble donde se almacenaba el vino.

El Enoturismo te lleva a un sinfín de ideas para descubrir otra Mallorca, donde el vino ha esculpido el paisaje, la arquitectura y la cultura.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...