LLAMANOS 34 91 535 89 90

Lugares con encanto para hacer enoturismo: La región alemana de Mosela.

La región alemana de Mosela está ubicada en la frontera con Luxemburgo, al norte de Coblenza. Los viñedos están situados sobre las riberas de los ríos Mosela, Sarre y Ruwer donde el suelo es muy rico en minerales.

Enoturismo | 2016-03-23 11:07:36


Mosela es una de las regiones vitícolas más espectaculares de Alemania: más de una cuarta parte de las vides están asentadas en escarpadas laderas que caen a plomo sobre el río. Las laderas y terrazas en pendiente, orientadas hacia el sur o el suroeste, ofrecen un excelente microclima a las cepas y a otras plantas y animales exóticos. Gracias a este microclima, los elegantes vinos minerales Riesling que crecen en las laderas del Mosela, del Sarre y del Ruwer, se cuentan entre los mejores vinos blancos del mundo. Es en esta región donde se ha gestado la fama de delicadeza y finura de los vinos alemanes.

Gran parte de la exclusividad es debida al terroir de estos vinos. El Mosela y sus afluentes se han enterrado profundamente en los montes de esquisto del Rin y, por consiguiente, han generado las condiciones geológicas y climáticas necesarias para el cultivo del vino. Gracias a la situación protegida del valle, esta área es una de las zonas climáticas más cálidas de Alemania. Por otro lado los actuales viñedos eran anteriormente suelos marinos, playas y marismas; los sedimentos de antiguos océanos se desplegaron y erosionaron a lo largo de millones de años hasta transformarse en montes. Las laderas en pendiente del Sarre, Ruwer y Mosela Medio están compuestas de esquisto del periodo Devónico (hace más de 400 millones de años). En el Mosela Bajo, entre Zell y Coblenza, hay piedra arenisca cuárzica y calcárea con esquisto. El Mosela Alto pertenece a la Cuenca Parisina. Allí las cepas crecen sobre dolomía, con suelos de Muschelkalk, Keuper y marga.

En la región de Mosela, el enoturista encontrará un paisaje cultural en el que ya los romanos cultivaban vino hace 2000 años. Mientras que en el curso inferior del río las terrazas parece escalar hasta el cielo con sus escarpadas montañas llenas de viñas, en los cursos medio y alto del Mosela las cepas se amoldan a la inclinación de los valles como si se tratase de enormes y punzantes alfombras. A su vez, el río está bordeado por una gran cantidad de fortificaciones que coronan los antiguos y románticos viñedos.

Hoy en día 5000 explotaciones vitivinícolas administran las cepas de 524 viñedos individuales. En ningún otro sitio es posible elegir entre tantos vinos individuales, cada uno de ellos marcados por su viticultor. Unas 2000 fincas de viticultura embotellan sus propios vinos y los ponen a la venta en su misma propiedad.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...