LLAMANOS 34 91 535 89 90

Lugares con encanto para hacer enoturismo: Sanlúcar de Barramera.

Existe un lugar en la que se han conjuntado una diversidad de factores, climáticos, edafológicos y culturales que da lugar a uno de los vinos más especiales del planeta.

Enoturismo | 2016-03-31 12:05:07


Situado justo al Sur del Parque Nacional de Doñana, Sanlúcar de Barrameda es otro de los polos en torno a los que gira el vino de Jerez. La ciudad costera situada en la desembocadura del río Guadalquivir que constituye uno de los vértices del triángulo del Jerez. Sólo en las bodegas situadas en esta bella localidad es posible la crianza de estos vinos tan singulares, razón por la que la Manzanilla tiene el privilegio de ser una Denominación de Origen en sí misma. Es un lugar muy recomendable para ir de enoturismo.

Tanto en Sanlúcar como en el resto del Marco de Jerez se producían vinos ya desde siglos antes de Cristo y que con ellos han comercializado todas las antiguas civilizaciones mediterráneas, manteniéndose el comercio en la época visigoda e incluso durante el periodo de dominación musulmana.

Desde 1933, la Manzanilla se comercializó bajo la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry. Sin embargo, en 1964 se modificó el reglamento de dicha denominación creándose la Denominación de Origen Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, reconociéndose oficialmente el carácter especial de la misma y quedando ambas denominaciones amparadas por un mismo Consejo Regulador, junto al Vinagre de Jerez.

El mayor secreto de la Manzanilla es la crianza bajo velo de flor en el especial microclima de la localidad de Sanlúcar. Tres grandes agentes condicionan ese clima sanluqueño tan especial, junto con la propia estructura de relieve de la población, integrada por dos bancales a distinto nivel; uno en la cota del mar -el Barrio Bajo- y otro a unos metros por encima de aquél -el Barrio Alto.

Dichos agentes son el río Guadalquivir, que representa el límite natural por el norte de Sanlúcar; el Océano Atlántico, donde aquél vierte sus aguas y que bordea la ciudad por el oeste; y la marisma, esa gran extensión de llanura sobre el antiguo delta que representa una ausencia total de relieve. Los tres agentes propician unas temperaturas más suaves y una humedad relativa más alta que las imperantes en el resto de la zona de producción del Marco de Jerez. El vehículo que transporta esa humedad es la brisa marina, el viento de poniente que al encontrarse con la pantalla que ofrece el Barrio Alto, se ralentiza y la transmite al casco urbano sanluqueño.

Sanlúcar de Barramera es un lugar ideal para ir de enoturismo, conocer el vino y la tradición de una tierra. Sanlúcar es conocida por su gastronomía, principalmente el vino manzanilla y los langostinos; por su música, en particular el flamenco, y por el turismo estival, sobre todo por las carreras de caballos en la playa, declaradas de Interés Turístico Internacional. Menos conocido, pero de gran importancia para los historiadores, es el Archivo de la Casa de Medina Sidonia.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...