LLAMANOS 34 91 535 89 90

Lugares con encanto para hacer enoturismo: Valle de Catamarca en Argentina.

Catamarca alberga viñedos en el Valle de Abaucán, pegado a la Cordillera de los Andes, y en la zona Calchaquí, a una altura que varía entre los 1.200 y los 1.750 metros sobre el nivel del mar.

Enoturismo | 2016-03-01 16:13:40


La zona vitivinícola catamarqueña está ubicado en el valle de Tinogasta, a 300 km al oeste de San Fernando del Valle de Catamarca (la ciudad capital de la provincia). Aquí, la industria vitivinícola crece en un paisaje coronado por los Seismiles (las cumbres más altas de América). El relieve es muy montañoso y su clima depende, en consecuencia, de la altitud. Los suelos son bastante homogéneos, profundos, francos o limo arenoso, calcáreo y pobres en materia orgánica. Las temperaturas estivales son elevadas, con precipitaciones anuales inferiores a 200 mm, distribuidas principalmente en el verano.

En el área occidental, el departamento Tinogasta tiene prácticamente el 67,34% de la superficie vitícola de la provincia, dedicándose a la producción de uvas para consumo en fresco, elaboración de pasas y para vinificar, con las que se elaboran, principalmente, vinos regionales. Las bodegas son de larga data y su producción es de tipo tradicional. De manera incipiente, crece la producción en establecimientos boutique y se consolida la promesa de finos vinos catamarqueños. Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon, Bonarda y Cereza son las cepas que se destacan.

Las variedades predominantes son las rosadas, entre las que se destaca la Cereza. En las tintas cabe mencionar el syrah y entre las blancas, el torrontés riojano. El sistema de conducción predominante es el parral, utilizándose también la espaldera baja y alta si bien, en menor proporción. En los últimos años se han incorporado nuevas técnicas de cultivo y también tecnología en la parte industrial.

Para conocer y adentrarse en la Comarca, entre Tinogasta y Fiambalá, en pleno valle vitivinícola catamarqueño y a lo largo de 50 km, puede recorrerse la Ruta del Adobe, un circuito que es Patrimonio Cultural y Turístico de la provincia y que rescata reliquias arquitectónicas construidas en barro y paja entre los siglos XVII y XVIII (se destacan las iglesias de San Pedro y la de Anillaco). También, evidencias precolombinas: un rico patrimonio arqueológico cuenta en Catamarca la vida en tiempos de las culturas originarias y su posterior fusión con el tiempo de la Colonia. Ir de enoturismo por Argentina es un verdadero placer para los sentidos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...