LLAMANOS 34 91 535 89 90

Lugares Mágicos para el enoturista: la Isla Pico.

La viticultura de la Isla Pico, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, ha dejado una huella manifiesta en el extraordinario agrupamiento de las parcelas, las viviendas, las casas solariegas de comienzos del siglo XIX, las bodegas, las iglesias y los puertos.

Enoturismo | 2017-07-13 17:59:44


Este es un paisaje configurado por la mano del hombre, de extraordinaria belleza es el mejor vestigio subsistente de una práctica agrícola muy extendida en otros tiempos. Los valores son protegidos por la UNESCO.

El enoturista puede deleitarse en un paraíso mágico, de ensueño. Recorrer con la vista los viñedos y sentir la brisa del mar, la mágica influencia del vino en los habitantes de la isla. La Isla del Pico es una de las nueve islas volcánicas del archipiélago de las Azores en el Océano Atlántico. El espectacular paisaje costero del paisaje vitivinícola se asienta en las estribaciones de la montaña Pico, un volcán que domina la topografía de la isla

La isla contiene espectaculares evidencias de la viticultura y la vinicultura, con un imponente patrón de paredes largas, lineales y ordenadas que se extienden hacia el interior y paralelo a la costa rocosa alrededor de sus bordes norte y oeste.

Las paredes de piedra forman miles de pequeñas parcelas rectangulares contiguas construidas para proteger los cultivos del viento y la sal. Las viñas fueron, y siguen siendo, plantadas dentro de las parcelas pequeñas y sin suelo (llamadas localmente currais ). El extenso sistema de pequeños campos, así como los edificios (casas señoriales, bodegas, almacenes…).

El visitante tendrá en la Isla Pico un encuentro muy singular con la cultura del vino. Un lugar que vale la pena proteger y para ello necesitará un apoyo y esfuerzo, a la vez que puesta en valor para apoyar la producción sostenible de vino de una manera que continúe preservando las prácticas tradicionales de la vinicultura.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...