LLAMANOS 34 91 535 89 90

Macabeo, xarel·lo y parellada. El elixir del Cava.

Los vinos obtenidos de las diferentes variedades los combina el enólogo en las proporciones que considera idóneas. Las variedades autóctonas de Macabeo, Xarel-lo y parellada tienen la mayoría del peso de la elaboración de los cavas.

Denominaciones | 2014-12-31 11:08:49


El Cava nace, entre otras cosas, de la radical transformación del viñedo derivado de la invasión de la filoxera. Las propiedades y características del Cava tienen su origen en los de los suelos de sus viñas, de las variedades de uva utilizadas y también de la climatología.

El cultivo de la vid se extiende desde el litoral mediterráneo hasta las zonas más altas, alrededor de 800 m. de altitud. No obstante, es en la zona central, a una altitud de 200 a 300 m., donde se ubica la mayor superficie de viñedo.

El clima es mediterráneo, luminoso y soleado, de inviernos suaves y veranos no excesivamente calurosos.Todo ello junto, a una moderada pluviometría que se reparte a lo largo de todo el año, produce un microclima óptimo para el cultivo de la viña y la maduración de la uva.

Las variedades que constituyen la base para la producción de cava catalán son las autóctonas macabeo, xarel·lo y parellada. En la región del Penedés, cuna del cava, las tres variedades citadas ocupan una superficie vitícola que representa un 92 % del total de blancas.

Cabe señalar, además, dos hechos novedosos: el incremento de hectáreas de cultivo que ha experimentado la variedad chardonnay en la última década, alcanzando el 4,7 % de las variedades blancas, y la gran disminución de la malvasía (0,5 %). Las variadas condiciones climáticas y de suelos de que disfruta el Penedés permiten ubicar las variedades en el mejor mesoclima para expresar todo su potencial enológico.

En la zona plana y ámbito litoral se encuentra el macabeo, de racimos grandes y apretados, que da un vino meloso, fino, agradable, con aromas afrutados y de sotobosque mediterráneo. En la fosa del Alt Penedès domina el xarel·lo, variedad que da consistencia al cava, de más graduación que el macabeo, sedoso y con buen equilibrio entre azúcares y acidez, que se complementa perfectamente con el macabeo para la producción de vinos y cavas. Las tierras más altas del interior están ocupadas por la parellada o montónega, variedad de menor graduación, de aromas florales, que aporta frescor y elegancia. Los vinos procedentes de coupages de las tres variedades (macabeo, xarel·lo y parellada) o, en ocasiones, de mezclas de dos de ellas, constituyen la base para la elaboración del cava.

De las nuevas variedades introducidas, el chardonnay ha gozado de un gran éxito y los mejores resultados se han obtenido cuando su cultivo se ha implantado en parcelas que se encuentran a una cierta altitud. En estas condiciones, el mesoclima es favorable para la obtención de vinos con una buena intensidad aromática que, en cambio, no se podría conseguir si se cultivara en las tierras planas, más fértiles y cálidas. El éxito del chardonnay reside en sus aptitudes enológicas: mantiene una buena acidez y disfruta de una elevada intensidad aromática y complejidad en el aspecto gustativo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...