LLAMANOS 34 91 535 89 90

Mallorca, terroir mediterráneo idóneo para la vid.

La isla de Mallorca tiene unas condiciones edafoclimáticas ideales para el cultivo de la vid y la elaboración de vino con la indicación geográfica protegida Mallorca, que le imprimen los rasgos diferenciales a este vino.

Producción de Vino | 2016-11-17 11:29:50


La diferenciación del vino con indicación geográfica protegida Mallorca se debe al medio  geográfico, compuesto por sus elementos naturales y humanos, que han permitido el  mantenimiento de la tradición vitivinícola de la isla y alcanzar la reputación del vino de  Mallorca.

El clima templado con poca variación térmica, elevada insolación y baja pluviometría, durante los meses de verano, son características de la zona de producción que  repercuten de manera significativa en los rasgos diferenciales del vino de Mallorca.

El clima de la isla es típicamente mediterráneo, con variaciones térmicas poco notables  debido a la influencia marítima. La temperatura media anual es de 17ºC, con una  temperatura media mínima de 15,9ºC y máxima de 21,3ºC. Las temperaturas medias  mensuales comprenden valores entre 12ºC y 26ºC, mientras que la presencia de heladas  invernales y primaverales, tan perjudiciales para el buen desarrollo de la vid, son escasas.

La isla de Mallorca no presenta temperaturas extremas que impidan el crecimiento  vegetativo de la vid.

Además, al norte de la isla se eleva la Serra de Tramuntana que constituye una enorme  barrera de protección contra los vientos de Tramuntana, tan nocivos para la agricultura en  general.

Los suelos agrícolas de Mallorca son fundamentalmente de origen calcáreo con niveles  notables de carbonatos. Son suelos de textura franco-arcillosa, fácilmente labrables, con  buena capacidad de retención de agua y sin problemas de drenaje, idóneos para el cultivo  de la viña.

La pluviometría media es relativamente baja: 427 litros por metro cuadrado y año, con un  máximo de precipitaciones concentradas en otoño, y un mínimo en verano e invierno, que  provoca cierto estrés hídrico a las plantas durante los meses de verano. Este hecho  redunda en beneficio de la calidad de la uva obtenida, ya que permite la concentración de  los sólidos solubles. La hidrología de la isla se caracteriza por una ausencia casi total de  cursos permanentes de agua superficial, siendo el agua subterránea el principal recurso  hídrico natural disponible.

La zona de producción presenta una exposición a la radiación solar relativamente alta,  con una media de 2.800 horas de sol al año. Este elevado número de horas de sol tiene  una influencia significativa sobre la maduración y composición química de las uvas,  destacando su elevado contenido en polifenoles.12

Los meses de verano, que coinciden con la época de maduración de la uva, se  caracterizan por baja pluviometría, altas temperaturas y elevada insolación. Todo ello  repercute en una aceleración considerable del proceso de maduración y en la mejora del  potencial enológico. Procede mencionar que la vendimia se inicia en las primeras  semanas del mes de agosto.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...