LLAMANOS 34 91 535 89 90

Maridaje y uvas: Platos y uva tempranillo.

El maridaje es un mundo complejo, donde los gustos pueden variar. Pero elegir la combinación perfecta es un placer en la mesa Cada variedad tiene unas cualidades que hace que se potencien determinados platos. Te damos algunas recomendaciones.

Producción de Vino | 2016-02-25 16:18:52


En el maridaje se pretende que ni el vino ni el plato pierdan protagonismo, de forma que podamos apreciar las características de ambos, o mejor, la original combinación que nos brinden.

El maridaje consiste en buscar un equilibro y una armonización de olor y sabor entre el vino que se toma y el plato. No existen reglas fijas, pero sí que nos podemos apoyar en algunos consejos básicos para que el maridaje funcione. Para disfrutar de una buena mesa, nada mejor que combinar el vino de la tierra con la cocina de la tierra, Aunque el tema del maridaje no puede considerarse como una ciencia exacta, las sugerencias de los profesionales como sumilleres, con unos sentidos entrenados, sirven para enriquecer nuestro conocimiento gastronómico.

Hoy vamos a hacerte alguna recomendación con la uva tempranillo.

La variedad Tempranillo es una de las variedades de vid autóctonas más importantes de España cultivada desde siempre en la Rioja, aunque se ha extendido a todo el país.

En general da vinos tintos óptimos para crianza con buen cuerpo, finura, intensidad y complejidad aromática.

Algunos aromas presentes en el vino procedente del tempranillo son: fresa, ciruela, frutas rojas maduras, a veces, herbal/floral y tras la crianza: vainilla, chocolate, tabaco, torrefactos, etc, puede ser un vino muy complejo. Es un vino con magnificas condiciones de riqueza alcohólicas, color y acidez. En boca la tempranillo muestra una entrada amable, sedosa, con discreta acidez, suavidad y finura de taninos. Es un vino donde encaja muy bien la crianza en barrica. Tanto el roble americano como el francés se integran a la perfección con el tempranillo y aportan notas de vainilla y coco, frutas y sabores especiados.

Una recomendación que si hacemos es tener muy en cuenta la temperatura de servicio. En un vino Tempranillo, para destacar sus aromas y sabores, ronda entre los 14º y 16º.

El tempranillo es un vino muy versátil, si bien un maridaje espectacular y tradicional es con el asado de cordero lechal por ejemplo. Muchos de los platos tradicionales castellanos se pueden acompañar de vinos tempranillo. Carnes rojas/caza, Asados, Aves, Carnes blancas, Jamón Serrano, Charcuteria, Quesos curados, Quesos azules.

Sin embargo un buen tempranillo siempre es un aliado en casa incluso en momentos de urgencia, ya que su grado de acidez hace que llegue a ser un buen acompañante para platos como pastas, pizzas o alimentos picantes. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...