LLAMANOS 34 91 535 89 90

Niagara-on-the-Lake

NIAGARA-ON-THE-LAKE. Situada en Ontario, es conocida no solamente como la ciudad más hermosa de Canadá sino también por ser una de las principales regiones vinícolas del país donde elaboran su famoso Icewine o Vino de Hielo.

De bodegas con la bruja Viri | 2017-09-28 11:25:03


 

 

NIAGARA-ON-THE-LAKE

ONTARIO (CANADÁ)

 

 

Niagara-on-the-Lake se encuentra al sur de Ontario, a unos 20 kilómetros de las famosas Cataratas del Niágara. Además de estar considerada una de las más hermosas ciudades de Ontario, Niagara-on-the-Lake es una de las principales regiones vinícolas de Canadá, famosa por sus bodegas, sus vinos y sobre todo por la elaboración de sus Icewine o Vino de Hielo.

 

 

Esta pequeña región que bordea el lago Niágara está rodeada de viñedos. Las bodegas se encuentran establecidas tanto en mansiones del siglo pasado como en modernas edificaciones de arquitectura vanguardista con escasa distancia entre ellas. Esto hace que se pueda hacer un recorrido por las bodegas probando los distintos estilos de elaboración de cada una de ellas.

 

 

Cada bodega apuesta por diferentes variedades para la elaboración de sus vinos. En blancos predomina Riesling, Sauvignon Blanc y Chardonnay y en tintos Merlot, Cabernet Franc y Sirah. Pero si hay algo en lo que coinciden todas las bodegas, es en la elaboración de su famoso Icewine o Vino de Hielo, vino característico de la zona.

 

 

Esta elaboración se realiza con uva congelada, mayoritariamente de la variedad Riesling para el Icewine blanco y Cabernet Franc para el Icewine tinto.

Esta uva se vendimia en febrero aproximadamente y a unos ocho grados bajo cero, cuando están los racimos congelados.

Se vendimia de madrugada con la uva congelada y se estruja y prensa antes de que se descongele. Conforme avanza el prensado aumenta el deshielo y la temperatura por lo que solamente una pequeña parte del mosto es aprovechable. Aproximadamente solo un 20% se aprovecha antes de que empiece a deshelarse la uva.

La fermentación se realiza muy lentamente llegando a tardar hasta tres meses por las condiciones de frío y la concentracion de azúcares.

 

 

Como he dicho antes, aquí la distancia entre las distintas y maravillosas bodegas de la región es muy pequeña, por lo que decidimos recorrer las bodegas de Niagara-on-the-Lake en bicicleta, muy habitual en la zona.

 

 

Existen tantas bodegas en la zona que es imposible visitarlas todas en un corto espacio de tiempo, por lo que decidimos hacer una selección de las que más me llamaron la atención.

La primera bodega que nos encontramos en nuestro recorrido fue Riverbend Vineyard. Una preciosa mansión de estilo georgiano con 17 hectáreas de viñedos y cuidados jardines.

 

 

Esta mansión desde su construcción pasó por distintos dueños hasta que en 2002 quitaron los cerezos y melocotoneros que tenía la finca y plantaron 12 hectáreas de viñedos de Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot, Sauvignon Blanc y Vidal convirtiéndola en 2004 en Riverbend Vineyard y elaborando su primer vino en 2006.

 

         

 

Seguimos nuestro recorrido llegando a Peller Estates Winery. Una bodega familiar a menos de un kilómetro de la anterior rodeada de viñedos.

La preside un edificio señorial al final de un camino rodeado de árboles y césped donde se divisan a los lados los viñedos que la componen.

 

       

 

Aquí disfrutamos de varios de sus vinos. Me sorprendió su Peller Estates Meritage elaborado con Cabernet Sauvignon, algo de Merlot y un pequeño toque de Cabernet Franc con 12 meses de envejecimiento donde predomina la fruta negra con un toque especiado.

Un placer catar su Gamay Noir, Ice Cuvée Rosé y por supuesto su Icewine.

 

 

Volviendo a coger nuestra bicicleta y a un kilómetro aproximadamente llegamos a Two Sisters Vineyards. Una bodega familiar de dos hermanas apasionadas del vino.

Recorrimos sus viñedos observando su bonita bodega pero lamentablemente no pudimos catar sus vinos porque ese día estaba cerrada la bodega pero solamente visitar la finca y sus jardines merecía la pena.

 

      

 

A tres kilómetros de nuestra anterior bodega llegamos a Jackson Triggs Estate Winary.

Una bodega de estilo moderno rodeada de viñedos de Chardonnay, Pinot Noir y Riesling cultivadas a partir de injertos y clones traídos de Francia.

 

 

También cultivan las variedades autóctonas de la zona como Merlot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Gewürztraminer y Sauvignon Blanc.

Sus vinos, en la larga tradición que lleva la bodega han conseguido grandes reconocimientos tanto en Canadá como internacionalmente.

Me encantó su Riesling Icewine donde los sabores protagonistas son el mango y melocotón.

 

     

 

A 500 metros se encuentra una de las bodegas más reconocidas tanto nacionalmente como internacionalmente: Stratus.

Una bodega de arquitectura vanguardista donde predominan los grandes ventanales acristalados para poder contemplar desde casi cualquier rincón los magníficos viñedos que la componen.

 

 

Con certificación de sostenibilidad y muy comprometidos con el medio ambiente, une la tradición y la ciencia moderna al servicio del arte del vino. Aquí impera el diseño de vanguardia que se puede apreciar en su botella "desestructurada" de Cabernet Franc.

JL Groux, enólogo y uno de los pioneros en la elaboración de vinos de Niágara, busca crear unos vinos con una larga capacidad de envejecimiento pero sin perder sus potentes aromas.

 

     

 

Siguiendo nuestro recorrido  a un kilómetro aproximadamente llegamos a Joseph's Estate Wines. Una bodega de las primera pioneras canadienses en elaborar su vino más característico: su Icewine.

 

 

Ganadores de múltiples premios en concursos de Canadá y Estados Unidos, aquí catamos los distintos Icewine que elaboran con uva Vidal.

 Su monovarietal de Gewürztraminer me pareció muy interesante, muy aromático donde abundaban los aromas florales y frutas tropicales.

 

 

Para finalizar nuestro recorrido, y a unos tres kilómetros, llegamos a Caroline Cellars, una pintoresca granja donde elaboran sus vinos.

 

 

Una granja familiar donde cultivaban mayoritariamente verduras y en especial tomates ha dado paso a esta bodega donde actualmente elaboran sus vinos.

Uno de los vinos que catamos fue su Pinot Grigio o Gris, una variedad de uva blanca francesa que se caracteriza por su coloración grisacea en la piel.

 

 

Agradezco a todas las personas de las distintas bodegas que tan amablemente me han atendido y me han mostrado su elaboraicón y sus vinos.

Os animo a visitar Niagara-on-the-Lake si estáis por Canadá y descubrir esta magnífica región a pocos kilómetros de las Cataratas del Niágara donde predominan los viñedos. Disfrutando del lago, los increíbles paisajes, sus vinos y la hospitalidad canadiense.

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...