LLAMANOS 34 91 535 89 90

Notas de cata de vino: Pinoir Noir

Por su finura y complejidad muchos la consideran la cepa tinta más selecta del viñedo mundial. Los mejores ejemplos de esta variedad hay que buscarlos al norte de Borgoña, en la Cote d Or.

Cata de Vino | 2014-09-15 12:06:16


Fotografía: Alex Anlicker

Su reinado en las tierras de Borgoña, puede compararse a la que ejerce la Cabernet Sauvignon en Burdeos, pero si a esta se le puede calificar de "civilizada", la Pinot Noir es extremadamente delicada y cuesta extraer sus mejores cualidades en la vinificación y también en la cata de vinos.

Es difícil encontrar buenos ejemplos fuera de su reducto de origen, exceptuando quizás algunos vinos del Alto Adigio italiano y de la Hungría meridional, aunque también se elaboran en Alemania, Suiza, Austria y Europa del este. Necesita climas frescos, por lo que las experiencias de vinos monovarietales en Australia, California y Sudáfrica no han despuntado en exceso, y sí parecen más prometedores, por encontrarse en latitudes más adecuadas, los Pinot Noir norteamericanos de Oregón, y los Neozelandeses.

La baja productividad es esencial para obtener vinos de calidad; en Borgoña la norma se sitúa en torno a los 25 hl/ha. Solo así se asegura que su piel dura conserve la riqueza colorante que la caracteriza. Por otro lado, la gran variedad de clones existentes hace que los viticultores franceses escojan a menudo los más fáciles de cultivar y de mayor rendimiento. Los de su mitad septentrional (Cote de Nuits) son algo más alcohólicos que los de la zona meridional (Cote de Beaune). Sin embargo, describirlos es casi tan difícil como cultivar la cepa de la que provienen. El arco es tan variado que puede ir, en los vinos jóvenes, desde la delicadeza y el aroma a frambuesas machacadas de un Pinot Noir de la Cote de Beaume, al perfume a fresas calentadas al sol de un Cru de la Cote de Nuits, o el olor a tinta que se aprecia a algunos de la Cote Chalonnais, más al sur. En su madurez, un buen Borgoña adquirirá una complejidad admirable y su aroma puede traer aromas a violetas, caza o incluso trufas.

En este caso, la combinación suelo-clima-cepa parece ser más importante que para otras variedades. Por su sensibilidad a la Botrytis se adapta mejor a los suelos profundos y bien drenados, aunque crece también en los terrenos calcáreos de Champaña, donde interviene en la elaboración de sus espumosos y en los afamados Blanc de Noirs.

La cepa podría haber sido cultivada ya por los galos antes de la invasión romana y es posible que descienda de algunas de las primeras variedades salvajes seleccionadas por el hombre. Dentro de las descripciones realizadas por los romanos, podría corresponder a la Vitis allobrogica, origen de la Syrah, la Mondeuse o Petit Syrah.

Pinot aparece por primera vez en la lengua escrita en 1347, en alusión a su racimo compacto en forma de piña (pin en francés).

En el siglo XV las villas de Borgoña se abastecían de vino de Pinot (incluida la Pinot Chardonnay), en España su cultivo está relegado a Cataluña, en Alicante se produce un vino más carnoso pero sin las delicadas propiedades de la Pinot septentrional.

La gama de sabores que se pueden encontrar en una cata de los vinos elaborados con base en esta Cepa son: rosas, cerezas, violetas, frambuesa y fresas

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...