LLAMANOS 34 91 535 89 90

Ocho razones para casarse en un viñedo, y su bodega.

Cada día están más de moda las bodas en viñedos. Son muchos los enomrados que descubren el acierto de elegir esta opción. En este post te lo contamos.

Curiosidades | 2018-01-23 11:33:27


Si eres un verdadero winelover estarás pensando qué buena idea,…cómo no se me había ocurrido a mí antes. Si no has pensado esto al ver este sugerente titular te damos diez razones para que lo veas como nosotros.

1.ª Por su carácter y valor simbólico:

El amor tiene un lindo inicio, al igual que el viñedo.

Si te fijas en las cepas, éstas representan el inicio de un camino que llega hasta la copa.

Es decir el viñedo es el inicio de todo, y representa el inicio de una relación amorosa. Ese mar interminable de viñedos, representa un futuro juntos. Desde ahí es posible otear un nuevo horizonte.

 

2ª Por sus espectaculares paisajes:

Casarte en un viñedo representa libertad, paz, tranquilidad, evolución.

El encontrarte con la persona que amas, ante ese bonito decorado, y declarar tu amor ante tus familiares y amigos más cercanos, no tiene precio.

 

3ª Porque el vino es sinónimo de celebración:

El vino que se degusta en las celebraciones es el culmen, es decir, el grado más alto de la evolución, que en este caso es que una pareja de enamorados celebren la boda.

Sin lugar a dudas, el vino, al igual que la boda, es significado de celebración, desde tiempos remotos.

 

4ª Por su alto valor gastronómico:

Los que habéis ido de enoturismo alguna vez, habréis podido comprobar que el vino sabe mejor allí.

El vino como ser vivo que es precisa de una correcta conservación que muchas veces no se consigue cuando compramos una botella en un centro comercial en la que su temperatura no es la correcta.

Es decir, no sabe igual un vino catado  en su lugar de crianza que otro que lleva seis meses en camiones, almacenes, tiendas, etc.

Los winelovers, los de verdad, damos más valor al vino degustado en bodega.

La propia bodega, a la hora de confeccionar el menú de boda, va a armonizar correcta y adecuadamente sus magníficos vinos con los alimentos que se servirán en la celebración.

Nadie mejor que el enólogo o el sumiller de la bodega, para diseñar el mejor menú gastronómico.

Los winelovers cuando van a un restaurante lo primero que hacen es ver la carta de vinos, y en función de eso, eligen lo que van a comer. Es decir, y por poner un ejemplo sencillo, si al ver la carta de vinos, les apetece beber un vino blanco, pedirán de segundo pescado o marisco, y no así cordero o cochinillo.

 

5.- Por sus numerosas instalaciones:

En todas las bodegas podemos ver sus viñedos, y su sala de barricas.

En algunas incluso disponen de capilla, ya que desde antiguo, los agricultores que cultivan la tierra oran al cielo para que la climatología no sea adversa y perjudique al viñedo. Es un hecho notorio que los agricultores rezan, porque el tiempo atmosférico no siempre es del gusto de todos.

Esa capilla, si la celebración es religiosa, permite no tener que desplazar a los invitados del lugar de culto al viñedo.

Las bodegas que celebran bodas, disponen ya de carpas habilitadas al efecto, o de grandes salones dónde alojar a los invitados.

Gracias a estas instalaciones los novios no tienen que preocuparse de suspender la boda si les sorprende un día de lluvia, pues se sentirán arropados y reconfortados en el día más bonito de sus vidas.


6.- Por el reportaje fotográfico de la boda:  

En el viñedo, en la sala de barricas, en el botellero, se respira el más puro romanticismo.

En la bodega se respira una sensación de equilibrio entre lo rústico y lo moderno, la madera, y la piedra. Se trata de un escenario natural que el fotógrafo, sabrá, sin lugar a dudas, sacar partido.  

Es un recuerdo imborrable que recogerá y sabrá apreciar tu retina, y el objetivo de la cámara.


7.- Porque harás coparticipes a tus invitados.

Así es. Sin lugar a dudas, conseguirás hacer a tus invitados disfrutar de este día tan especial, pudiendo llevarse un recuerdo muy especial que perdurará en el tiempo. Te explico por qué…

Si alguna vez has sido testigo directo o indirecto de la organización de una boda, habrás visto como los novios se vuelven locos pensando en el regalito o recuerdo que se suele dar a los invitados al final de la boda.

Pues bien, los novios que se casan en un bonito viñedo, no suelen tener dudas, ni suelen quemar muchas neuronas pensando en ello.

El regalo más especial, es regalar el vino que han degustado en la celebración. Las bodegas pueden preparar par tus invitados unas botellas llamadas benjamin de 18 cl. que sin duda olvidarán. Las botellas de vino se pueden personalizar con la foto de los novios, y la fecha de la boda. + info

Y es más… cuando caten ese vino en cualquier bar o restaurante, se acordarán de vosotros, y de ese día tan especial. Ese vino será, de ahora en adelante sinónimo de vuestra unión.

 El nexo de unión que crea un amante del vino con la bodega que visita es tan fuerte que le animará a comprar ese vino, y no otro.

 

8.- Porque regresarás a este bonito lugar con tu amor para aniversarios, cumpleaños, y cualquier otro motivo de celebración, para revivir esta experiencia sensorial.

Es más sencillo revivir esa experiencia  regresando de enoturismo, que en cualquier otro tipo de salón de bodas, u hotel, que no guarda esta bonita historia que te acabo de narrar.

 

Si tras leer este post te animas a celebrar tu boda en un bonito viñedo, comentarte que Catadelvino.com como asesor y tour operador, puede recomendarte la Bodega del lugar dónde quieras celebrar tu boda.

Para ello precisamos nos remitas un email a info@catadelvino.com, indicandonos provincia, número aproximado de invitados, y fecha de celebración. Acto seguido te remitiremos un presupuesto, con los vinos, y menú recomendado.





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...