LLAMANOS 34 91 535 89 90

Para cuidar la salud es imprescindible la moderación en el consumo del vino.

Se acercan fechas navideñas y de celebraciones, el vino va a ser un habitual en nuestras mesas y hay que aprender a disfrutarlo. Es un alimento sano, pero en exceso puede afectar a la salud. La moderación en el consumo de vino es una gran ventaja.

Consejos sobre el Vino | 2014-12-03 11:10:11


Los estudios indican que un consumo moderado de alcohol (por ejemplo, dos vasitos de vino al día) ejerce un efecto protector frente a las enfermedades coronarias. Pero es imprescindible la moderación en su consumo.

Con estudios científicos se descubrió que el pellejo de las uvas negras contiene un amplio rango de compuestos fenólicos. Concretamente ácidos fenólicos, flavonoides y resveratrol que tienen una gran capacidad de proteger a las lipoproteínas LDL de la oxidación. (Inhiben el colesterol malo, que una vez oxidado pasaría a formar una placa de ateroma en la pared de las arterias).

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha demostrado que el resveratrol, que abunda en la piel de la uva negra, es capaz de estimular, las sirtuinas, unas enzimas celulares que regulan el envejecimiento de todos los organismos vivos.

De todos los compuestos que probaron los investigadores, el que más estimuló a la enzima fue el resveratrol, por lo que el consumo moderado de vino tinto puede ayudar a retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades geriátricas como el Alzheimer.

Por lo tanto, el consumo moderado de vino, como alimento de la dieta mediterránea, y con moderación puede tener numerosos beneficios para la salud y contribuir a una vida más larga.

Pero hay que ser precavido al establecer la raya entre moderación y exceso, pues el alcohol no afecta por igual a todas las personas y sus efectos se potencian en combinación con el tabaco, las drogas o la administración de ciertos medicamentos.

La intoxicación etílica, pasa por diversas fases a medida que sube la concentración de alcohol en la sangre. Sus síntomas son de sobra conocidos: perturbación de la vista, falta de concentración, descoordinación, ofuscamiento, vómitos, dilatación de las pupilas y en los casos más graves, coma etílico (ausencia de reflejos, incontinencia, etc.), que puede terminar en muerte.

El alcoholismo es una dependencia física y psicológica del alcohol, capaz de originar una apabullante lista de problemas de salud: cirrosis hepática, hepatitis, inflamación aguda o crónica del páncreas, insuficiencia cardiaca, arritmias, accidentes cerebrovasculares, varices esofágicas, úlcera, gastritis, cáncer de boca y esófago..., además de problemas neurológicos y psiquiátricos, afectivos, sexuales y sociales.

• También hay riesgos relacionados con la calidad de la bebida:

– El destilado permite obtener licores por la condensación de vapores de vinos previamente calentados. El fruto de los primeros vapores y el de los últimos contiene sustancias tóxicas como el metanol, que en altas dosis puede provocar ceguera, o el aceite de fusel, responsable en gran medida de la resaca.

Lo correcto es prescindir de estos líquidos.

– En cuanto a los aditivos, el más corriente es el sulfuroso, que protege los vinos de la degradación microbiológica y la acidificación, pero puede provocar reacciones adversas en las personas sensibles (por ejemplo, alérgicos a la aspirina). La legislación permite unas concentraciones tan altas de sulfuroso (160-170 mg/l), que bastan dos copas de cava al día para que un adulto sano de 70 kilos de peso supere el límite diario recomendado por la OMS.

 

Diez beneficios del Vino para la salud.

El vino como alimento de la dieta mediterránea, mejora la salud.

El vino es rico en polifenoles, muy recomendables para la salud. Pero ¿qué son estos compuestos?

Los secretos saludables del vino.

Sin la exportación el vino español gozaría de muy mala salud

¿Sabes que está probado científicamente que el vino es bueno para la salud?

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...