LLAMANOS 34 91 535 89 90

Pequeñas joyas vitivinícolas: Concá de Barbera, anfiteatro del vino.

Formando parte de la gran Depresión del Ebro esta zona se sitúa en el Norte de la provincia de Tarragona, limítrofe con la de Lérida.

Denominaciones | 2015-07-22 14:16:09


Fisiográficamente la zona constituye una hoya o depresión (conca en catalán) cuyo fondo ondulado atraviesa el río Francolí, que con su acción erosiva ha modelado un gran anfiteatro delimitado por las Sierras de Miramar, Bloque de Gayá, Tallat y macizo de Prades. El centro geográfico e histórico de la comarca es la ciudad ducal de Montblanc.

El medio natural de la Conca es muy homogéneo. Los terrenos son fundamentalmente calcáreos de origen terciario y consistencia media y media-fuerte. El clima es mediterráneo pero con marcada influencia continental, de inviernos fríos y veranos no excesivamente calurosos y pluviometría de régimen típicamente mediterráneo que alcanza los 500-550 mm anuales.

El cultivo del viñedo en la zona es de antigua tradición, constituyéndo la más importante producción agrícola actualmente. Se cultivan fundamentalmente las variedades blancas Macabeo y Parellada y la tinta Trepat.

Se producen vinos blancos, rosados y tintos, así como espumosos. Los vinos son de moderada graduación alcohólica, bien dotados de acidez, ligeros y de aroma delicadamente afrutado.

En los vinos sometidos a crianza, ésta durará dos años como mínimo.

Buena parte de los vinos producidos en la Conca son blancos y rosados, destinados a la obtención de espumosos con Denominación Cava. Sin embargo, nos encontramos en una zona con unas condiciones privilegiadas para la elaboración de unos vinos tranquilos, en especial los negros, excelentes. Viticultores y enólogos, conocedores de este potencial, están coordinando esfuerzos para obtener vinos de alta calidad y poco a poco va creciendo la producción que finalmente se embotella con DO Conca de Barberà.

Las variedades tradicionales productoras de vino blanco son el macabeo y la parellada. Con estas se obtienen unos vinos de color amarillo pálido brillante, ligeros, de fino aroma afrutado y moderada graduación alcohólica. El chardonnay es una variedad de introducción reciente, que puede participar en un coupage con las dos variedades anteriores aportando corporeidad y consistencia, o bien destinarse a una elaboración monovarietal con las técnicas más modernas de fermentación y / o crianza en barricas de roble y originar unos vinos de reconocido prestigio.

El vino rosado más característico de la denominación de origen proviene de la uva tinta Trepat, variedad autóctona de la Conca de Barberà. Es un vino destacable, ligero, fresco y afrutado, de color rosa-frambuesa, limpio y luminoso.

Los vinos tintos proceden tradicionalmente del tempranillo y la garnacha. Pero las variedades foráneas como el Cabernet Sauvignon, el Merlot, el Pinot Noir y el syrah se han adaptado perfectamente al clima y suelos de la Cuenca y están dando muy buenos resultados. También hay quien sigue apostando por variedades nacionales como el mazuelo y el monastrell. Los tintos jóvenes son suaves y ligeros, sabrosos en boca. Los que reciben envejecimiento en barricas de roble son más corpulentos, adquieren una gran complejidad aromática y presentan una buena persistencia.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...