LLAMANOS 34 91 535 89 90

Percepción visual del paisaje de viñedo.

Uno de los descriptores de la forma es la geometría, y resulta vital definir la geometría que escribe al viñedo en sí y a la plantación (las espalderas, el vaso, etc.). Esto influye en la percepción del paisaje de viña. De Paisaje del viñedo. Vicente D. Gómez-Miguel.

Cultura del Vino | 2015-09-28 13:00:03


Por ejemplo, el vaso y la espaldera baja son arquitecturas tradicionales en las que el hombre aparece muy distante en relación con la viña, creando una impresión de dominación y problemas de accesibilidad en la poda y vendimia; la espaldera alta y de anchura media expresa un equilibrio evidente entre el hombre y la viña que se acentúa en las formas en lira; en las formaciones anchas y altas, tanto la espaldera como el cordón, causan la impresión de que es la viña la que aparece distante, tanto en anchura como en altura, del hombre, sin embargo la espaldera ofrece mejor accesibilidad.

Es importante destacar la dificultad de incluir en estos tipos el emparrado y que en iguales circunstancias la impresión del observador será distinta cuando cambia el momento fenológico de la viña y su perspectiva más o menos elevada.

Otro de los descriptores de la forma es la complejidad. La viña atrae por su arquitectura estival o invernal, cambiante con el ciclo vegetativo que también produce cambios de escala, del efecto zoom más o menos acentuado, etc.

La diversidad de arquitecturas de la viña en el mundo es notable. Carbonneau2 describe cincuenta formas o arquitecturas básicas, relacionadas con más de doscientos cincuenta sistemas de conducción que, relacionados a su vez con las condiciones medioambientales de cada región, configuran los paisajes vitícolas de las mismas.

El conjunto de la posición espacial de las viñas y de las texturas del viñedo tiene una fuerte incidencia en el grafismo de los paisajes vitícolas que pueden agruparse en cuatro formas principales:

Terrazas vitícolas: Paisajes definidos por zonas de monocultivo estando los viñedos situados especialmente en cuestas y laderas. Las filas de la plantación son paralelas a las curvas de nivel y varían desde el primer al tercer plano; la alternancia de colores y de texturas del talud y/o las filas destacan la horizontalidad y aportan una nota de diversidad en el ritmo.

Ola de viña: Paisajes definidos por zonas de monocultivo en grandes viñedos, estando estos situados especialmente en cuestas y laderas con la plantación en el sentido de la pendiente. Domina/n con fuerza la línea/s paralelas entre sí marcando la ola de vegetación.

Marquetería de viña: Paisajes definidos por zonas de monocultivo estando los viñedos situados especialmente en ligeras y laderas y siendo viñedos no muy grandes. Además cada parcela de viñedo está plantada en una orientación distinta que se yuxtaponen. La oposición de direcciones diferentes genera una sensación de movimiento muy dinámico, ya que la mirada rebota, según las líneas con dificultad de posarse en un punto determinado.

Mar de viña: Paisajes definidos por zonas de monocultivo en grandes viñedos, estando éstos situados especialmente en cuestas y llanos. El viñedo se extiende del primer al segundo y el tercer plano y comprime el campo de visión. Según la posición de observador se observa la orientación perpendicular o frontal de las líneas lo que puede modificar el dinamismo de la percepción. La dimensión horizontal se reduce a la masa y la viña aparece como una textura vegetal muy densa a veces sin línea horizontal aparente.

Viña en sello de correos: Paisajes definidos por zonas de policultivo, situados en cuestas y laderas y con las parcelas de cultivo no demasiado grandes. Las parcelas de viñedo se mezclan con otros cultivos dando lugar a contrastes de texturas, colores, orientaciones, etc. lo que confiere gran dinamismo a la observación del paisaje.

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...