LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué debería una bodega apostar por el enoturismo?.

Los tiempos cambian y los negocios se adaptan a los nuevos tiempos. Las bodegas obtienen sus beneficios de la venta del vino, por lo tanto es importante llegar al consumidor. El enoturismo y la experiencia directa se abren como una de las mejores vías.

Denominaciones | 2016-09-29 14:22:45


Las bodegas concretan su negocio a través de la venta de vino y la distribución. Obviamente lo más importante es llegar al consumidor. Sin consumidor no hay venta. Por ello es muy importante las nuevas fórmulas.

La visita a la bodega permite al enoturista sumergirse en los aspectos vinculados con la cultura del vino; pero en un ambiente determinado, que es el de un territorio de producción, una empresa y unas marcas concretas que puede conocer más en profundidad, que cata in situ y de las cuales puede observar sobre el terreno los aspectos ligados a su producción y sus características.

Puede comprar los productos en la misma bodega, aprendiendo en ocasiones a diferenciar y valorar independientemente los elaborados en bodegas diferentes. Ya no se trata de ir al supermercado a comprar un vino por azar. Además los consumidores más jóvenes no están familiarizados con las marcas y necesitan la experiencia.

Gracias a las visitas enoturísticas, el consumidor se siente cercano con el vino de determinada bodega. Ya no solo le atrae el hecho de consumir un buen vino, sino que además ese vino le traerá bonitos recuerdos de su viaje y a las personas que conoció en la bodega. Es un caso de fidelización de clientes único. Además el cliente será incluso embajador de la marca al contarle a sus amigos y familiares la agradable experiencia.

En algunos casos, los turistas dejan sus datos o contacto en la bodega, a fin de que, aquellas que lo hayan previsto, puedan enviar información, ofertas o promociones vía mail, por lo que se sigue teniendo contacto con los enoturistas.

Además está lo más importante. Cualquier bodega tiene acceso al negocio del enoturismo. No hay que equivocarse y quizás sea de las barreras más comunes a la hora de implicarse con los consumidores. El enoturismo está al alcance de todas las bodegas. Muchas bodegas tienen la creencia de que pueden verse apartadas del negocio al no poner disponer de fuertes inversiones en enoturismo, o carecer del personal. Sin embargo, aunque las grandes bodegas están haciendo un trabajo excelente y son todo un referente en nuestro país, las pequeñas bodegas se están abriendo paso con otro tipo de enoturismo más cercano y familiar.

Enseñar algunos pasos de elaboración del vino en nuestra bodega, explicar las cualidades de las uvas que se utilizan o que aporta el terroir de la finca a nuestro vino, pasear una mañana tranquila por los viñedos o dar a catar al viajero alguno de los vinos que se están elaborando, con una mesa al aire libre con vistas a los viñedos no requiere grandes inversiones.

Si se tiene claro y la bodega decide implicarse en el enoturismo, una de las cosas fundamentales es el marketing y tener presencia en la red. ¿Cómo lograrlo?. Los mejores restaurantes y hoteles, aún teniendo su página web y redes sociales, se agrupan en grandes buscadores turísticos, donde el acceso al público es mucho más fácil y cómodo. Así a todos nos suenan páginas como “trivago” o “El Tenedor” donde el usuario hace una búsqueda y reserva de manera más sencilla y los hoteles o restaurantes resultan más visibles y accesibles a los usuarios.

¿Existe un buscador similar que aúne al sector del vino, donde poder encontrar las catas de vino y enoturismo?. La respuesta es sí. Existe y es necesario para que las bodegas den un nuevo salto en la comunicación y en la experiencia con el consumidor. Infórmate aquí.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...