LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué el clima mediterráneo ayuda a la elaboración del buen Cava?.

Las uvas del cava crecen mayoritariamente bajo un clima mediterráneo, más soleado y poco lluvioso. La presencia de sol y calor hace que las uvas por si solas sean más dulces y no necesita del proceso de “chaptalización” que necesita el Champang por ejemplo.

Cultura del Vino | 2017-02-16 11:32:07


Los suelos de la zona geográfica del “Cava” son en su mayoría de naturaleza calcárea, poco arenosos y relativamente arcillosos. Suelen ser bajos en contenido de materia orgánica y poco fértiles.

Dicha zona ofrece unas características generales típicas del ambiente mediterráneo: una estación estival muy larga, con una elevada insolación y temperaturas altas en primavera-verano, que dan lugar a integrales heliotérmicas también altas que permiten una buena maduración incluso de las variedades de ciclo más largo. Asimismo las lluvias son escasas y con una mala distribución estacional, de manera que durante el período de actividad vegetativa las precipitaciones son escasas y en general la humedad relativa es muy baja; por todo ello el déficit hídrico es pronunciado, especialmente en la fase de maduración.

Tiene un clima mediterráneo de transición entre el de la costa, dada la proximidad al mar, más suave, y el continental, más riguroso, frío en invierno y más caluroso en verano, propio de las zonas interiores.

La pluviometría anual ronda los 500 mm, con precipitaciones más concentradas, en otoño y primavera. Es muy luminoso, con una media de horas de insolación en torno a 2.500, adecuadas para la buena maduración de la uva.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...