LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué la poda de envergadura de la vid es en invierno?.

No todo el año está la viña en las mismas condiciones. Es en la primavera cuando comienza la actividad de la cepa, por lo que conviene realizar la poda antes.

Cultura del Vino | 2017-03-09 12:03:00


En primavera, al templarse el ambiente, las yemas, esos abultamientos que tienen los sarmientos o ramas en la base de las hojas, se hinchan, se abren y producen una rama nueva, con sus hojas y yemas correspondientes. Son estas ramas de primavera, jóvenes y aún verdes, las que se llaman «pámpanos»  dejando el nombre de «sarmientos» a las ramas de un año y el de «brazos» a las más viejas.

Conforme avanza el tiempo y aumenta la temperatura, la savia circula con más actividad, los pámpanos crecen, las hojas se desarrollan y, por medios que no es necesario explicar aquí, fabrican la «savia», ese líquido que corre por el interior de los vegetales dotándoles de vitalidad y por último comienzan a apuntar las flores.

Más adelante, y ya en la época de verano, de máxima vida para la planta, es cuando las flores se desarrollan, dando lugar a los racimos de uva, que irán madurando lentamente, adquiriendo tamaño y color. Es entonces cuando la planta necesita más de la savia que circula y, por ello, más de más de sus hojas. De esto se deduce que en primavera no conviene dar cortes de importancia a la planta, ya que en esa época es cuando necesita más de los órganos que se le podrían quitar; es decir, la poda de primavera solo quita lo accesorio, no elementos vitales para la planta.

Por lo tanto la poda de envergadura es mejor hacerla en invierno puesto que se le hace menos daño a la planta.

Después de la cosecha, la savia se deja de elaborar en las hojas y va pasando a los sarmientos y brazos, siendo cada vez más espesa y las hojas caen, los sarmientos pierden agua y las raíces ralentizan su trabajo y la planta cae en una especie de invernación.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...