LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué los vinos del Bierzo tienen un carácter especial?.

Relieve, suelos, altitud y latitud, y clima son parámetros fundamentales y básicos en el frescor atlántico propio de las variedades acogidas en el Bierzo, mucho más acusado en las variedades principales Mencía, Godello y Doña Blanca.

Cultura del Vino | 2016-09-15 17:12:25


Además, estos mismos parámetros influyen de forma acusada en las características analíticas y organolépticas de los vinos acogidos a la D.O.P. Bierzo donde destaca el mencionado carácter fresco y marcada mineralidad, propios de un clima atlántico en una zona continental.

Fueron las distintas gentes habitantes en El Bierzo, monjes y campesinos, quienes supieron seleccionar aquellas plantas (hoy conocidas como clones) que nos han llevado a las variedades autóctonas conocidas y arraigadas en nuestros días; no sin antes aprender con su cultivo, evolucionar y experimentar con el fruto de la vid durante siglos y generaciones para determinar su cultivo y que la variedad tinta Mencía y las variedades blancas Godello y Doña Blanca sean hoy en día las variedades principales de la D.O.P. «BIERZO», distintas del resto de zonas vitivinícolas de Castilla y León.

La diferenciación de la calidad de las uvas producidas en el Comarca de El Bierzo, y en concreto sus características físicas y organolépticas vienen generadas por la influencia de variables geomorfológicas, edáficas y climáticas propias y diferenciales. El relieve de la zona de producción, sus suelos, la altitud y latitud, su clima típico propio y diferencial, son los que confieren esas características típicas propias y diferenciadoras basadas en un carácter fresco y una marcada mineralidad.

El clima en El Bierzo induce a que la maduración de la uva sea lenta, durante la cual se produce una alta concentración de polifenoles y sustancias aromáticas en el hollejo de la uva.

Las características geomorfológicas, edafológicas y climatológicas hacen que los vinos tengan un carácter fresco, destacado por una sutil acidez y una marcada mineralidad.

La importante variación entre la temperatura y la humedad durante el día y la noche en la época estival, provocan una mayor dureza de la pulpa y la piel de la baya de la uva, junto a una estructura y elevado nivel de concentración de taninos, polifenoles y sustancias aromáticas, parámetros básicos en la calidad.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...