LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué Murcia es una buena tierra de vinos?.

Los factores que condicionan la calidad de los vinos de la zona son el entorno geográfico, el clima seco con escasa pluviometría y la escasa presencia de enfermedades criptogámicas que puedan afectar al viñedo.

Cultura del Vino | 2016-11-17 10:29:00


La Región de Murcia se localiza entre los 37º 59' y los 10º latitud Norte y los 1º 7' y 49” longitud  Oeste, al sureste de la Península Ibérica en el llamado Altiplano Levantino.

El término municipal tiene una extensión aproximada de 882 Km2  y se divide de norte a sur en  dos partes diferentes separadas por una serie de sierras que conforman la llamada Cordillera sur.

Estas dos zonas se denominan: Campo de Murcia al sur (que geográficamente forma parte de la  comarca natural del Campo de Cartagena, y la Huerta de Murcia al norte de la sierra, constituida  por la Vega del Segura.

Las zonas donde se asientan los viñedos son muy variadas y abarcan todo un territorio de  transición desde las llanuras manchegas hasta prácticamente terrenos cercanos al mar  mediterráneo. Las principales zonas de producción se encuentran en Bullas, Jumilla, Yecla.  Albanilla y Campo de Cartagena, situándose los viñedos entre los 300 a 900 metros sobre el  nivel del mar.

Los suelos son muy variados dependiendo de la zona, pero en general son fundamentalmente de  tipo calizo, profundos y con permeabilidad moderada. Su pobreza en materia orgánica, sumada a  su riqueza en caliza, ocasiona algunas veces una costra superficial que es necesario romper  mecánicamente. Tienen buena aireación y gran capacidad para retener el agua. Estas  particularidades de los suelos, junto con el clima, ofrecen unas características muy favorables  para el cultivo de la variedad Monastrell y la producción de los vinos de calidad en una zona tan  cálida como la murciana.

Murcia es una de las regiones más calidas y luminosas de Europa, con 2.900 horas de sol al año.  El clima se asocia mejor al continental con pocas lluvias que no suelen pasar de los 300 litros por  metro cuadrado. Desigualmente repartidas entre otoño y primavera, suelen darse en forma de  aguaceros torrenciales. Los veranos suelen ser muy secos, con temperaturas que llegan  fácilmente a los 40ºC. Los inviernos son moderadamente fríos pero sin llegar a producir heladas,  solamente se dan de forma esporádica en alguna zona de producción.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...