LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué se habla de la cultura del vino?

El vino es mucho más que una bebida o el complemento de las comidas. Es un producto de la cultura, un portador de cultura.

Cultura del Vino | 2014-11-25 09:32:00


Es también un objeto de placer, como una obra de arte que evoluciona aún separado de las manos del artista.

Cambia, se enriquece. El vino está vivo y es precisamente esa condición la que lo hace apetecible y venerable. En apariencia, el vino es menos perdurable que el mármol, la pintura o la piedra, pero su cultura es tan capaz de provocar placer como el resto de las artes. Y es ese rasgo de gloria pasajera lo que lo asemeja a los amaneceres y crepúsculos, a las arboledas en otoño, a los sentimientos y las emociones; vivencias que jamás se repiten de igual manera para un espíritu sensible.

El vino es como el arte: para descubrirlo en plenitud se requiere capacidad para el asombro para admirar su belleza y dejarse llevar por los sentidos. El resto es aprendizaje, dedicación, memoria y tiempo.

Como elixir de placer, el vino es protagonista de diversas expresiones artísticas. El vino atraviesa la historia del arte, con matices y temáticas que se encuentran desde los antiguos frisos, hasta la pintura cubista, de la figuración al arte conceptual, en la escultura y el grabado. En las letras hay siempre una estrofa con aires de cosechas y la música acompaña los versos con melodías que se hacen danza vivaz. Los viñedos, los trabajadores, el vino mismo también han entusiasmado la mirada inquieta de cazadores de imágenes que relatan la memoria de la vitivinicultura y que proyectan su esperanza. Pues el vino es arte y cultura, ingenio popular y belleza cotidiana. Particularmente en Mendoza, los artistas han sabido captar la potencia expresiva de la cultura que rodea al vino y enaltecerla modelando su esencia trascendente.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...