LLAMANOS 34 91 535 89 90

Propuesta de enoturismo: Descubrir el vino espiritual de la Ribera Sacra.

Te presentamos unos vinos especiales que han unido su historia a la espiritualidad de la zona (Rivoyra Sacrata), en la que se encuentra una importante concentración monacal. El vino tomado por viajeros y aventureros, césares y peregrinos. Un vino espiritual.

Enoturismo | 2016-10-05 11:35:37


Los cultivaban los monjes, que perfeccionaron sus técnicas de cultivo, condicionando el paisaje peculiar de estas tierras.

Toda una cultura del agua y vino se encuentra en esta zona, con cultivos en terrazas a la sobra de los antiguos eremitorios  y monasterios que dieron nombre al territorio, en el que los peregrinos tienen el privilegio de caminar  por el enlosado de una auténtica vía romana  durante varios kilómetros.

En sus antecedentes históricos se recoge el vino de Amandi, tradicionalmente considerado vino de emperadores y Césares, más allá de esta tradición hoy superada, se cree que se debía exportar a Roma y tener fama como producto exótico. Según el Códice Calixtino, en Galicia, en el siglo XII, escasearía el vino, pero Santiago, como meta de la peregrinación, siempre estuvo abastecido por vinos como los ribeiros, ullas, espadeiros, chandadas...y uno de los nuestros, el de Amandi, ya citado en alguna cántiga de Alfonso X.

Vino y camino en esta zona van unidos, condicionando en  muchos de los tramos del Camino Francés y de Invierno un paisaje peculiar y hermoso, de riberas aterrazadas, en medio de un camino estrecho y sinuoso.

La Ribeira Sacra, está orientada fundamentalmente a la producción de tintos, aunque se elaboran también blancos muy interesantes. La variedad mencía es la más cultivada , que dando lugar a vinos jóvenes de gran calidad, afrutados y muy aromáticos.

Los vinos Mencía son del color de la cereza intensa, brillantes y con un ribete púrpura. En nariz producen una primera impresión agradable, siendo afrutados, de intensidad suficiente y de media a larga duración. Entran suaves en boca, provocando una sensación placentera. Su acidez es equilibrada, son potentes en alcohol y están bien de taninos. Resultan sabrosos, a veces algo carnosos y mismo ligeramente astringentes. En retrogusto son elegantes y frutales, con vuelta de frutos rojos maduros, con una intensidad media y una persistencia prolongada.

En vinos blancos, cuya producción es menor, destacan los obtenidos de la variedad Godello; vinos frescos, afrutados y al mismo tiempo con una gran plenitud en boca, con aromas intensos propios de la variedad. La variedad Albariño da lugar a un vino fresco, agradable, manteniendo perfectamente sus características, con los matices peculiares que le confieren las riberas del Miño y Sil. Cabe destacar, el aumento de la producción de los vinos blancos plurivarietales, elaborados a partir de diferentes variedades autóctonas, distintos porcentajes.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...