LLAMANOS 34 91 535 89 90

Propuestas de enoturismo: Conocer la región vitivinícola de Conca de Barberá.

El vino, como en muchas regiones vitivinícolas españolas está vinculado a la historia de la comarca. Como en gran parte de Cataluña, se tienen registros de la existencia de viticultura y de la producción de vino desde época romana.

Enoturismo | 2016-09-08 12:50:32


El pueblo romano, que tuvo gran importancia histórica y económica en este territorio, también tuvo gran importancia en el desarrollo de la viticultura.  En la comarca se han encontrado ánforas de transporte de vino, desde la segunda mitas del siglo III a.c.

La Conca de Barberá ha conseguido consolidarse como región productora de vinos gracias a un buen clima y la configuración de sus suelos, se sabe que el terroir es lo que da verdadera configuración a los vinos. En general se puede hablar de clima mediterráneo de  transición  entre  la  suavidad  de  las  comarcas  tarraconenses  del  litoral,  dada  la relativa proximidad al mar, y la continentalidad propia de las comarcas leridanas.

La  modesta  altitud  de  la  sierra  de  Miramar  y  el  paso  de  la  Riba  permiten  una cierta influencia de los vientos húmedos y templados de la costa, sin embargo, las marcadas  inversiones  térmicas  invernales  acentúan  las  heladas  en  las  partes bajas.

Sin embargo lo más importante para las características de producir un vino único es la conformación de microclimas en la región, condicionados por esta orografía y este clima.

Así la producción de vino ha pasado por varias etapas y fases a lo largo de su historia. La filoxera afectó gravemente a esta región como a otras muchas en España. Sin embargo el empeño de los viticultores han hecho posible la recuperación.

El  año  1894,  los  campesinos  del  pueblo  de  Barberà  fundaron  un  sindicato  para elaborar  vino  en  común  bajo  la  influencia  de  Joan  Esplugas  Montcusí,  un propietario y político barbarenco que exportaba vinos a los mercados europeos y que, a través de sus viajes conoció los sistemas delucha contra la filoxera y las alternativas  que  se  llevaban  a  cabo  en  las  viñas  francesas.  Esplugas  es  quien recomienda  los  pies  de  cepas  americanas  más  convenientes  en  el  suelo  de  la Conca y las variedades de viña más adecuadas para injertarlos. Con esta ayuda el  sindicato  de  Barberà  inicia  la  replantación  de  las  viñas  en  la  Conca.  El  éxito coronó  los  esfuerzos,  y  en  1903  se  alza  el  primer  edificio  de  nueva  planta, concebido como bodega cooperativa, de todo el Estado, en el pueblo de Barberà.

Un  reflejo  de  los  esfuerzos  de  las  generaciones  de los  campesinos  que  desde finales  del  siglo  XIX  lucharon  para  volver  a  levantar  la  economía  agrícola  de  la comarca,  son  las  bodegas  modernistas,  denominadas  "catedrales  del  vino" por Àngel   Guimerà,   y   que   constituyen   edificaciones   de   gran   valor   dentro   del patrimonio arquitectónico de Conca de Barberà y de Cataluña.

Los ideólogos constructores de estas verdaderas catedrales del esfuerzo solidario de los campesinos fueron los arquitectos Pere Domènech y Cèsar Martinell. De su genio creativo surgieron estas construcciones que supieron enlazar la rica huella que el arte gótico había dejado en la comarca con la modernidad y funcionalidad necesarias para el uso que tenían que tener. Entre el 1912 y 1919 se construyen 6 bodegas modernistas en la comarca.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...