LLAMANOS 34 91 535 89 90

Proyecto para una nueva estrategia para la innovación enoturística.

España es uno de los mayores productores de vino del mundo, La riqueza y diversidad del territorio vitivinícola del país, hacen que sea de los más atractivos a escala internacional para disfrutar del vino.

Cultura del Vino | 2015-04-07 13:54:53


Son 69 Denominaciones de Origen de vino español, bajo las cuales se amparan vinos de calidad, aunque no todos los buenos vinos se amparan bajo este paraguas. En definitiva que España uno de los países que también encabezan el ranking mundial de visitas turísticas, ya sea por sus acogedoras playas, por sus variados paisajes de norte a sur o por sus incontables riquezas patrimoniales y monumentales, cuenta además con otro as en la manga, que viene a ser el incipiente enoturismo.

¿Y qué es el Enoturismo?.

El Enoturismo en España ha crecido muy vinculado al desarrollo del turismo rural y el auge de este debido por un lado al agotamiento de modelos turísticos como el de sol y playa y por otro lado la implantación paulatina de políticas de desarrollo local y rural que han buscado a través del turismo un medio para frenar el despoblamiento, poner en valor los valores patrimoniales, recuperar tradiciones, etc.

El vino ha estado en muchas regiones de España vinculado fuertemente a los paisajes, las tradiciones y la gastronomía, por lo que el Enoturismo, ha funcionado siempre como un modo o complemento del turismo rural, que acercaba a los visitantes a lo autóctono.

Poco a poco el enoturismo se ha ido consolidando como un modelo de viaje propio, que cada vez se aleja más del concepto de tomar un vino en la bodega que pilla de paso.

Según las definiciones que han ido consolidando este fenómeno, se plantea por ejemplo que el enoturismo incluye las visitas a viñedos, bodegas, festivales y espectáculos del vino en los que la cata de vinos y/o la experiencia de los atributos de las regiones productoras de vino son los principales factores de motivación para los visitantes, es decir, el paisaje y medio natural o rural de las zonas productoras.

El cambio de mentalidad en el turista ha influido en los modelos de viaje. El turista ya no es un mero espectador de paso en los lugares. Es una nueva generación de turismo, en la que el visitante busca experiencias enriquecedoras e insólitas en su viaje, sentirse parte de la cultura y las costumbres de los lugares que visita a través del contacto con la gente local. Es un turismo creativo y experimental que aunque hace años estaba solo al alcance de unos pocos, ha comenzado a popularizarse.

Fotografía: Ruth Simón Fermosell para Catadelvino.com. Viña Señorío de Val Azul.

Al sector del vino le conviene aprender de ese cambio de actitud. En España el cambio debe darse desde la colaboración entre bodegas y empresas vinculadas y crear un producto de marca sólido y fuerte.

De buscar este nuevo mercado emergente vinculado al enoturismo parte el proyecto cuyo promotor es el Grupo Dinámico de Enoturismo de la Plataforma Tecnológica del vino e impulsado y coordinado por la consultora MIX Network, con el apoyo también de la Plataforma Tecnológica del Turismo, ThinkTur.

El proyecto trata sobre todo de una nueva forma de organización y colaboración entre grupos selectos de agentes enoturísticos que ofrezcan innovación, nuevas oportunidades y experiencias en el sector.

No importa el tamaño ni la cantidad de producción de las bodegas. Más bien se busca que puedan ofrecer algo innovador y que estén dispuestos a intercooperar e intercambiar estrategias de innovación para aprender los unos de los otros y compartir los nuevos clientes, los cuales vendrán en gran parte de un turismo internacional.

Con estas pautas, Mix Network, mantuvo una importante reunión con algunas bodegas en Madrid que cumplen estos requisitos, para exponerles el proyecto. En Catadelvino.com creemos en que el enoturismo será uno de los principales motores del turismo de interior y estuvimos presentes en la presentación.

La reunión se llevo a cabo en una de esas bodegas que poseen el encanto especial de lo familiar. La Bodega Señorío de Val Azul, se enclava en un paisaje único, cerca de Chinchón.

Fotografía: Ruth Simón Fermosell para Catadelvino.com. Finca Señorío de Val Azul.

Chinchón fue durante siglos, una ciudad famosa por sus cultivos y por su importante actividad vinícola. Chinchón se engloba dentro de la Subzona de Arganda, donde la tradición  En esta región podemos encontrar un amplio abanico de suelos, vinculados a la geomorfología del terreno.

Señorío de Val Azul, se encuentra en esta zona donde predominan en general las formaciones sedimentarias, en las que se pueden diferenciar páramos calizos, campiñas yesíferas, terrazas y llanuras aluviales. Aquí aparecen los suelos más fuertes de la Denominación de Origen de Madrid, que suelen presentar texturas entre franca y franco-arcillosa, altos contenidos de carbonatos y mayor o menor alcalinidad, con pH comprendidos entre 7,5 y 8,5.

Eva Rodriguez nos recibe en la finca de Señorío de Val Azul, donde se despliegan 9 hectáreas de viñedos. Las viñas son de las variedades Cabernet, Syrah y Merlot y tempranillo. Eva nos cuenta que las variedades, en contra de lo que pudiese parecer en principio están respondiendo muy bien en ese suelo y clima. Las viñas están entremezcladas y desplegadas en diferentes orientaciones. Los vinos de Señorío de Valdeazul son el resultado de un gran esfuerzo, creatividad y pasión de una empresa familiar, que lejos de producir de manera más fácil o en mayor cantidad, se inclina por buscar la calidad y dar carácter a unos vinos únicos.

Otras dos bodegas dentro de la D.O Madrid han puesto su interés en el proyecto.

Marina Navarro está al frente de la Bodega Real Cortijo de Carlos III, otra verdadera joya que fue diseñada por Marquet que fue arquitecto real en 1782 y fue mandada construir por orden de SM Rey Carlos III. Perteneció a la Casa Real hasta el Reinado de Isabel II. La bodega es un conjunto histórico artístico, que sin duda tiene cosas muy especiales que ofrecer para un enoturismo de calidad.

También está presente en la reunión del proyecto, Estrella Orti, al frente de la Bodega Qubél. El grupo inauguró en el 2006 el Centro de visitas – Enoteca Qubél, para acoger cursos, catas, conferencias etc… en un entorno muy cuidado y con una clara intención de innovación respecto a planes de visitas enoturisticas.

Acompañamos a Eva a un paseo por la finca, mientras degustamos un vino blanco, un rico experimento que Eva nos ofrece en exclusiva y cuya etiqueta lleva su nombre.

Fotografía: Ruth Simón Fermosell para Catadelvino.com. 

El Señorío de Val Azul tiene un complejo dedicado a acoger visitantes y eventos enoturísticos, aún por explotar. El ambiente cercano, acogedor y familiar nos envuelve. En la sala, Mix Network presenta el grueso del proyecto a las bodegas.

El proyecto se basa en crear un grupo de alto rendimiento para elaborar un Plan estratégico que satisfaga las necesidades de una nueva oferta y un enoturismo de 4ª generación. El grupo de alto rendimiento estará formado por agentes enoturísticos, personas muy expertas en el sector vitivinícola, así como vinculadas al medio rural, a un entorno empresarial hotelero y con experiencias en desarrollo local.

Las Bodegas que puedan entrar en el proyectos serán aquellas capaces de ofrecer experiencias únicas y distintas, con una cultura y vocación sobre el vino personalizada, sin importar el tamaño ni la producción. Estas tendrán que tener visión estratégica de futuro y turística y estarán dispuestas a compartir clientes y desarrollar la cooperación con otras bodegas o empresas.

La gran oportunidad en España para el enoturismo es que está creciendo, el producto está en pleno lanzamiento y queda mucho por hacer. Mix Network destaca las debilidades del sector en el momento actual, las cuales pasan por la fragmentación de la oferta y la falta de una marca en común. También existe un mal enfoque al cliente, ya que el enoturismo hasta ahora está más centrado en un cliente nacional y con poder adquisitivo medio bajo. En España la mayoría de las actividades enoturísticas se encuentran en torno a la media de 30 euros, aunque en regiones como la Toscana o Burdeos, el turismo internacional puede pagar hasta 200 euros por visitas y experiencias enoturísticas.

Fotografía: Ruth Simón Fermosell para Catadelvino.com. Bodega Val Azul.

Otra de las debilidades es que se sigue ofreciendo un turismo de 2ª generación, tradicional, en el que se ofrece ante todo una compra del vino en la bodega. Falta una estrategia común y un cambio de modelo de negocio en el que el eje pase del vino al consumidor, es decir, del producto al sector servicios.

El cómo llegar a este cambio de modelo de negocio y abrir nuevas oportunidades  es lo que está en la mano del nuevo proyecto. La cooperación, internacionalización y la innovación entre las empresas del sector podrían hacer posible un turismo en el que el cliente repita las experiencias.

El proyecto se presentó por primera vez en el Instituto Madrileño de Investigación Desarrollo Rural y Alimentación, IMIDRA, ante un reducido grupo de agentes enoturísticos con la participación del Observatorio Español del Mercado del Vino, OEMV, la Plataforma Tecnológica del Vino Español, PTV, la Plataforma Tecnológica del Turismo Español, ThinkTur, y la consultora MIX Network como coordinadora.

Como resumen de los beneficios que supone para las bodegas incorporar esta novedosa estrategia en el sector enoturístico, podemos contar con:

·         El reposicionamiento en un mercado emergente y la auditoria continua para establecer mejoras.

·         Poder evaluar los productos de la bodega y orientarlos al nuevo mercado.

·         La cooperación y la información de las nuevas tendencias a través de la experiencia y la comunicación con otras bodegas.

·         Establecer nuevos contactos y clientes en red.

·         Crear más proyectos propios y contar con más recursos y apoyo.

·         Establecer más aliados estratégicos y una mayor proyección exterior.

Tras la reunión, establecemos un contacto con las bodegas interesadas para que nos transmitiesen su opinión sobre el novedoso proyecto y el cómo se ve desde la perspectiva de la bodega el nuevo mercado del enoturismo.

Eva Rodriguez de Senorio de Val Azul y Marina Navarro del Real Cortijo de San Isidro, nos ofrecen amablemente su visión en esta breve entrevista.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...