LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Puede el vino tener aroma a plátano?.

Efectivamente, los vinos afrutados son vinos con olor y sabor a frutas, tales como melocotón, albaricoque, plátano, grosella, frambuesa, fresa, cereza, ciruela o moras.

Cata de Vino | 2016-01-14 12:30:00


El aroma a plátano canario maduro resulta el más fino y aromático de todos los plátanos. Es un olor característico en muchos vinos, en vinos tintos nuevos como el beaujolais noveau (sale en noviembre y huele intensamente a frambuesas y plátanos) o en vinos tintos de maceración carbónica de Álava y del Ampurdan.

El aroma es producido por el acetato de isoamilo, también aparecen notas de caramelo inglés y de laca de uñas pues el acetato de isoamilo deriva directamente de los alcoholes amílico e isoamílico cuyo olor está cercano al disolvente de laca de uñas.

El aroma a plátano es un aroma que se origina a raíz de la fermentación, por eso es considerado un aroma secundario, las fermentaciones a baja temperatura favorecen su aparición. Las levaduras son las encargadas de transformar los alcoholes amílico e isoamílico en acetato de isoamilo.

Las variedades que se suele desarrollar son la gamay, tempranillo, merlot, garnacha y syrah y las variedades blancas como la chardonnay y chenin blanc también pueden desarrollar este aroma, al igual que la variedad Airén. Los vinos procedentes de esta uva son alcohólicos (13-14º), francos, con cuerpo, de color amarillo pálido con leves reflejos verdosos, aroma afrutado (plátano, piña) y sabor suave, agradable, frescos, poco ácidos y fáciles de beber.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...