LLAMANOS 34 91 535 89 90

¡Puede que necesites un aireador para disfrutar de ciertos vinos!.

La aireación permite a los taninos cerrados desarrollar aromas más complejos, la oxigenación puede ayudar a evolucionar un vino en la hora de la cata.

Servicio del Vino | 2016-04-28 12:21:18


También permite que escapen los gases inertes que están atrapados dentro de la botella, como el dióxido de carbono, que puede estar opacando los aromas del vino. Al alterar sus compuestos químicos, logra suavizar los taninos y abrir el vino.

El tiempo de aireación depende del tipo de vino. Los vinos jóvenes con taninos recios y cerrados necesitan al menos una hora de aireación, mientras que los vinos más viejos sólo precisan unos minutos.

Algunos vinos exigen que entre la apertura de la botella y su consumo, transcurra algún  tiempo. Se trata de vinos de guarda en los que su larga permanencia en botella origina que al  momento del descorche nos produzcan la sensación de “ cerrados” , con escasos aromas,  que hay que “ abrir” .

En principio basta con descorchar la botella con antelación suficiente o, si esto no ha podido  preverse, utilizar algunos instrumentos que aceleren el proceso de oxigenación del vino. Pero a veces no se sabe si debe airearse hasta que se prueba el vino.

Se denomina aireador a dos cosas distintas; por una parte a unas jarras de cristal de diferente  formato que tienen en común una boca ancha para que el aire penetre con mayor facilidad. Se  vierte el contenido de la botella en la jarra, con lo que se acelera el proceso de oxigenación.

También se denomina aireador a una especie de embudo o cono invertido, generalmente de  estaño macizo brillante, de acero, de plata o de otros materiales, cuya parte inferior cuenta con  un denominado tornillo de dispersión que hace que el vino que pase por él se difunda  ampliamente sobre la pared de la jarra, acelerando la oxigenación el proceso.

Encuentra Aquí tu aireador de vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...