LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué características analíticas ha de tener el cava tras su elaboración?

Los vinos que opten a la denominación Cava deberán superar los análisis físico-químicos y organolépticos a que hace referencia el Reglamento (CEE) 823/87, de acuerdo con el procedimiento que se establece el artículo 29 del Reglamento de la Denominación Cava y de su Consejo Regulador aprobado por Orden de 14.11.91 (BOE 20.11.91)

Cultura del Vino | 2015-08-21 11:15:39


Terminada su elaboración, el Cava tendrá las siguientes características analíticas:

    Graduación alcohólica adquirida, mínima: 10,8 % vol.: Máxima: 12,8 % vol.

    Acidez total mínima (en ácido tartárico): 5,5 g/l.

    Extracto seco no reductor, Mínimo: 13 g/l. Máxima: 22 g/l.

    Acidez volátil real (en ácido acético) inferior a 0,65 g/l.

    Anhídrido sulfuroso total inferior a 160 mlg/l.

    Cenizas, Mínimo: 0,70 g/l. Máximo: 2 g/l.

    pH. Mínimo: 2,8 Máximo: 3,3

    Sobrepresión mínima: 3,5 bar a 20º C

Para botellas con capacidad inferior a 250 ml. la sobrepresión deberá ser superior a 3 bar a 20º C.

Asimismo deberá tener las características enológicas y organolépticas propias del producto, en especial a lo que hace referencia al desprendimiento de espuma, así como a la persistencia de la misma, brillantez, color, y sabor.

Los vinos que opten a la denominación Cava deberán superar los análisis físico-químicos y organolépticos a que hace referencia el Reglamento (CEE) 823/87, de acuerdo con el procedimiento que se establece el artículo 29 del Reglamento de la Denominación Cava y de su Consejo Regulador aprobado por Orden de 14.11.91 (BOE 20.11.91)

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...