LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué características hacen especiales a los vinos de la Sierra de Salamanca?.

Los viñedos de la D.O.P. «SIERRA DE SALAMANCA», característicos por sus bancales, otorgan a los vinos las particularidades que los hacen diferentes. Estas son las expuestas en el pliego de condiciones.

Cultura del Vino | 2016-12-16 12:19:56


Los suelos ácidos de la zona, poco comunes en Castilla y León, imprimen características organolépticas singulares y de calidad, confiriendo a los vinos una identidad particular.

Estos suelos, a su vez, se pueden dividir en dos grandes grupos: pizarrosos y arenosos. La uva cultivada en suelos pizarrosos tiende a notas organolépticas muy minerales con una estructura muy marcada, mientras que la procedente de suelos graníticos tiene generalmente más longitud y suavidad en el paladar.

El microclima de la zona, Mediterráneo templado húmedo, imprime una tipicidad marcada. Las pocas precipitaciones en verano y durante el período de recolección aseguran la ausencia de enfermedades criptogámicas y la buena sanidad de la uva vendimiada.

Las uvas se recolectan con niveles de ácido tartárico elevados (superiores a 7 gramos por litro) con un contenido de azúcar elevado (GAP de 14,5º) debido a la buena insolación de las cepas en bancales, las noches frías de verano, las prácticas de cultivo realizadas de forma tradicional y a la adaptación de las cepas muy viejas que caracterizan a la zona, permitiendo una buena madurez industrial y polifenólica. Esto dota a los vinos de una gran capacidad de guarda.

El terruño de la D.O.P. «SIERRA DE SALAMANCA» da lugar a blancos equilibrados, con notas aromáticas vegetales, frutas blancas y florales. En boca resultan untuosos y largos, con una acidez equilibrada resultado del clima y suelo de la zona. Tienen un toque mineral procedente de los suelos del territorio y aguantan bien el paso del tiempo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...