LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué diferencia un vino ecológico de un vino convencional?

En febrero del 2012, el Comité Permanente de Agricultura Ecológica, aprobó el reglamento europeo sobre vinificación ecológica. Te explicamos en qué consiste el reglamento y qué diferencia el vino ecológico.

Legislación del Vino | 2014-06-26 16:47:30


El vino ecológico limita algunas prácticas agrícolas y la gestión del viñedo es muy diferente a la convencional. El reglamento aprobado por la UE, hace visible estas diferencias de gestión. La nueva normativa, se comenzó a aplicar a partir de la vendimia de 2012, y los productores de vino ecológico por fin comenzaron a utilizar la expresión -vino ecológico- en sus etiquetas, ya que hasta la llegada del reglamento esa diferencia podía ser comunicada de forma solo parcial. Las etiquetas deberán mostrar también el logotipo ecológico de la UE y el número de código de sus organismos de certificación y tendrán que cumplir asimismo otras normas sobre el etiquetado de vinos.

Hay que diferenciar y destacar, que aunque hasta el 2012 no existía la certificación de vino ecológico, si que existían normas sobre el -vino elaborado con uvas ecológicas-, pero tales normas no cubrían las prácticas enológicas, es decir, todo el proceso desde la uva hasta el vino. El del vino es el único sector que quedaba sin cubrir totalmente por las normas de la UE en materia de agricultura ecológica, con arreglo al Reglamento (CE) nº 834/2007.

Por lo tanto fue necesario establecer una nueva norma que ofreciese mayor transparencia e hiciese visible el reconocimiento por parte de los consumidores. Además también se trataba de solventar un tema de competencia de la UE en el mercado, ya que países como Chile, EE.UU o Sudáfrica ya estaban fijando sus normas sobre vivos ecológicos.

El nuevo reglamento establece así una serie de prácticas enológicas y regula sustancias utilizadas de acorde a la definición de vino ecológico, recogido en el Reglamento 606/2009 sobre la organización del mercado común.

Como ejemplo de algunas de estas prácticas enológicas, podríamos destacar que en las bodegas no se permite la concentración parcial en frío, la desulfuración, la electrodiálisis, la desalcoholización parcial, el tratamiento del vino con intercambiadores de cationes etc. En el vino ecológico se trabaja la prevención y se respeta la materia prima, lo que  le diferencia del vino convencional en que algunos aditivos son utilizados para ajustar en la bodega los problemas del viñedo.

El Reglamento establece las técnicas y sustancias enológicas autorizadas a efectos de la producción de vino ecológico. Entre ellas destaca el contenido máximo de sulfito, que se fija en 100 mg por litro para el vino tinto (150 mg/l para el vino convencional) y en 150mg/l para el vino blanco o rosado (200 mg/l para el vino convencional), con un diferencial de 30 mg/l cuando el contenido en azúcar residual es superior a 2 g por litro.

Los vinos ecológicos están experimentando un aumento de su demanda y así pues de su producción. Muchas de las bodegas que elaboran estos vinos están contando con técnicas avanzadas y tienen criterios de calidad muy estrictos. La exportación de vinos españoles ecológicos también está creciendo, sobre todo para países de Centroeuropa, aunque al otro lado del Atlántico, estados unidos también ha comenzado a demandar más estos productos.

Además de el valor al alza que comienza a tener la producción de vino ecológico en el mercado, está claro que también supone un avance en cuestiones medioambientales, ya que es un método que tiene  muy en cuenta el consumo de los recursos naturales y la reducción de emisiones y contaminantes.

Respecto a la etiqueta de vino ecológico, además de los vinos de la vendimia del 2012, también podrán mostrarla vinos de las añadas precedentes siempre que se pueda demostrar que sus bodegas ya estaban controladas en sistemas de certificación de agricultura ecológica y aquellas que contaban con normativas privadas que lo acreditasen.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...