LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué especificaciones tiene en cuenta la normativa para una sala de catas de vino?.

Las salas de catas de vinos o llamadas de análisis sensorial se rigen bajo unas especificaciones de la norma UNE-87-004-79 y responden a condiciones de temperatura, humedad y luz de manera regulada. ¿Las conoces?.

Legislación del Vino | 2015-02-09 14:20:49


Las salas de catas de vinos donde se puede hacer un análisis sensorial regulado, se rigen por una normativa específica. Es la Norma UNE-87-004-79. Estas salas son en realidad un laboratorio de análisis sensorial y que tal como establece la norma esta convenientemente iluminado, aislado acústicamente y posee los equipos adecuados para su ventilación y acondicionamiento térmico.

La sala de cata o de análisis sensorial tiene por objeto proporcionar a los catadores expertos que realizan los ensayos sensoriales profesionales, un ambiente adecuado bajo unas normas que faciliten el trabajo y que además asegure que los resultados puedan repetirse si se efectúan de igual manera.

El local utilizado debe ser acogedor y estar iluminado de forma correcta y neutra. El color aun siendo neutro tenderá a ser relajante y fundirse con el entorno de la estancia, lisa creando un ambiente de distensión. Se trata de evitar distracciones por parte del color o la iluminación que puedan influir en los resultados de la cata.

Los locales de este tipo suelen tener espacio para las cabinas de cata y la zona de preparación de las muestras. Depende mucho de la posibilidad de la empresa u organismo, pero se podía contar con una media de 10 cabinas.

La zona de preparación de muestras podía estar configurada por ejemplo con una encimera de trabajo. La zona de catas individual podía estar compuesta por 10 cabinas independientes, de 0,90m de ancho por 1,50m de profundidad, idénticas y perfectamente aisladas entre sí, comunicables con la zona de preparación de muestras, están equipadas con una mesa de 0,9x0,5m, asiento regulable, lámpara de luz diurna, lámpara de luz roja y papelera.

Las cabinas se situarán consecutivas, idénticas entre sí y separadas por mamparas altas y anchas para aislar a los catadores una vez en sus puestos.

No hay normativa respecto a los materiales siempre que se construyan de material apropiado y de fácil limpieza. Si se usa pintura esta debe ser completamente inolora. Los asientos de cada cabina serán cómodos y de altura regulable. También hay que prever en cada cabina alumbrado individual regulable en dirección, intensidad y color.

Una parte de la mesa de la cabina puede reservarse para una pila dotada de agua corriente potable o para la colocación de una cubeta o escupidera.

La luz como se ha dicho anteriormente es importante y sea natural o proveniente de estas lámparas fluorescentes tipo luz de día, tendrá que ser regulable, uniforme y difusa.

En cuanto a la temperatura, el local se debe mantener en condiciones agradables, tanto térmicas como de humedad. Se recomienda una temperatura de 20 a 22 grados y un 60 o 70 % de humedad relativa.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...