LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué factores geográficos influyen en los vinos de Uclés?.

La Denominación de Origen Uclés, comprende un área aproximada de 174.000 hectáreas de 20 municipios y se utilizan para el cultivo de viñedo 1.700 hectáreas. En esta Denominación el clima y el trabajo da lugar a vinos especiales.

Denominaciones | 2016-12-21 14:14:42


En  el  desarrollo  y  trabajo  de  los  viñedos  se  utilizan  métodos  de  laboreo  tradicional,  poco mecanizado y manual. Las viñas en vaso son una característica fundamental de esta denominación.

La edad del viñedo es un factor fundamental que permite la diferenciación de esta denominación de origen,  existiendo  un  inventario  de  cepas  viejas  con  edades  comprendidas  entre  más  de  40  años,  de 30 a 40 y de 20 a 30.

En relación a la altitud es la denominación de origen, de las existentes en Castilla-La Mancha, que está  situada  a  mayor  altitud,  comprendida  entre 500  a  800  m  en  la  mitad  occidental  y  entre  600  y  1200 en la mitad oriental.

Esta  zona  se  caracteriza  por  tener  un  clima  continental  en  cuanto  al  régimen  térmico,  con variaciones  provocadas  por  la  variabilidad  de  los  relieves  y  con  precipitación  cuantitativa  y cualitativa mediterránea. Zona climática de alto interés para la producción de vinos con más de 180 días potenciales para desarrollar el ciclo de la vid.

Las condiciones térmicas son satisfactorias para la maduración de la uva. El déficit hídrico, con una escasa  pluviometría  en  Agosto  y  Septiembre,  modera  los  rendimiento  potenciales  teniendo  zonas  de gran equilibrio para el cultivo de la vid. Importante diferencia térmica en agosto y septiembre que aporta calidad a los vinos.

El suelo de la zona de producción se caracteriza por tener una importante cantidad de potasio que ofrecerá equilibrio y buena maduración del fruto. Son suelos con textura más fina, tendencia caliza que oscila de franco-arcilloso a franco arenoso; son  profundos, sin límites físicos ni químicos hasta los  2  m  de  profundidad,  con  una  mayor  fertilidad  potencial  al  incrementarse  la  capacidad  de  intercambio  catiónico  al  existir  un  mayor  porcentaje  de  arcilla  y  ser  ricos  en  fósforo  y  potasio.  No  existen  problemas  de  salinidad  y  gozan  de  un  buen  drenaje  interno  efectivo,  siendo  alta  la  disponibilidad de oxigeno para el sistema radicular.

Las  condiciones  de  altura  y  las  escasas  lluvias  en  los  meses  de  agosto  y  septiembre  condicionan  los  cambios  térmicos  de  la  zona  de  producción,  y  consiguen  que  la  maduración  alcohólica  y  polifenólica  coincidan,  obteniéndose  unos  vinos  con  un  pH  bajo  que  aumenta  la  acidez  de  estos  vinos, caracterizándoles para una vida más larga en botella.

Así  mismo  se  consigue  una  maduración  más  lenta  que  junto  a  la  disponibilidad  del  potasio  en  los  suelos influyen en la compensación de ácidos, dando lugar a unos vinos más equilibrados en su pH y con notas organolépticas más minerales.  

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...