LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué hacemos para conservar una botella de vino que ya ha sido abierta?.

Si hablamos de tapones de mantenimiento, son aquellos que pueden emplearse cuando una botella no se termina de consumir y hay que taparla para la siguiente ocasión.

Consejos sobre el Vino | 2015-12-30 17:51:59


Una botella puede no acabarse de consumir cuando una persona bebe sola o por determinados motivos específicos, de seguridad etc., puesto que una botella una vez descorchada debe consumirse cuanto antes. Pero puede ser lógico que en el transcurso de numerosas cenas y comidas, por ejemplo en épocas navideñas, quizás una botella se nos quede en casa a medio beber.

Antes se empleaban para estos casos el propio tapón de la botella invertido o unos tapones de corcho troncocónicos fáciles de quitar de la botella. Posteriormente empezaron a utilizarse determinados tapones de plástico, tapones troncocónicos de acero, bastante más elegantes y otros tipos de tapones.

Por ejemplo, existe un utensilio, que es un tapón con bomba extractora. Existen varios modelos. Su uso es bien simple: se aplica uno de estos tapones de goma al pico de la botella, y se acciona una bomba manual muy parecida a un sacacorchos. Con cada tracción, se bombea fuera de la botella el aire excedente, se genera un vacío en su interior y el tapón ajusta cada vez más. Tapado así, y conservado en frío, un vino puede durar más de una semana abierto

También es normal el uso de tapones de bisagra o palanca, también utilizados para el agua con gas y que poseen segmentos de goma intercalados con segmentos plásticos para así mantener la hermeticidad. De un tiempo a esta parte, este tipo de tapones ha comenzado a comercializarse, así por ejemplo, se emplean al menos para los vinos espumosos tapones capaces de generar un vacío relativo en el cuello, y en parte del cuerpo de la botella que no termina de consumirse y que de esta forma intenta evitar la oxidación del vino en las botellas abiertas. Suelen ser tapones especiales que se compran en las vinotecas y que traen su propio bozal para ajustarse. Los hay de plástico y de acero inoxidable.

También existen dispensadores de gas inerte que ocupan el espacio libre de la botella evitando el contacto del oxígeno con el vino, más orientados para la industria hostelera tanto por resultados como por precio.

En definitiva, si abres una botella y quieres que el vino conserve todas sus propiedades, no lo mantengas más de 2 o 3 días con el corcho, y si tenemos un vaciador de aire durará el vino un poco más. Generalizando:

Vino blanco y vino rosado durarán unos 3 días

Vino tinto joven puede durar hasta 1 semana porque se oxida con mayor lentitud que el vino blanco. Cuantos más taninos tenga el vino más durará la botella abierta.

Vino tinto envejecido o ligero (con menos taninos) durará unos 3 días

Vino espumoso entre 24 y 36 horas si contamos con un buen tapón para espumosos

Si el vino ha sido decantado bébetelo cuanto antes porque ya ha tenido su buena dosis de oxidación.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...