LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué tipo de maridaje ofrecer en las catas de vino?.

En cuanto a maridajes y gustos, no hay nada escrito. Pero si que quizás hay una serie de reglas con las que no fallar.

Cata de Vino | 2017-05-31 17:51:36


Bueno, entre vino y vino, lo mejor es limpiar un poco las sensaciones en boca. Si no se va a ofrecer maridaje, lo mejor es tener colines de pan por ejemplo que los catadores pueden tomar entre vino y vino y ayudará a tener mejor paladar para el siguiente vino.

En cuanto a maridajes y gustos, no hay nada escrito. Pero si que quizás hay una serie de reglas con las que no fallar.

A la hora de la combinación siempre debe procurarse encontrar un equilibrio ya sea creativo o conservador. Ni el plato puede quitar protagonismo al vino ni a la inversa.

Hay platos complicados, por ejemplo, la alcachofa, los espárragos y el huevo son realmente complicados de armonizar y no permiten lucirse mucho con los vinos.

Hoy en día en los maridajes de vanguardia se juega mucho con el contraste. Para no fallar, uno de los mejores modos de acompañar ricos platos autóctonos de un mismo país o región es tomar el vino de idéntica procedencia. Incluso podríamos afirmar que la cocina y el vino regionales, evolucionan indiscutiblemente hacia su propia compenetración.

También existen otras reglas básicas, lógicas y naturales, que muchos conocemos. Por ejemplo, tomar carne roja con tinto y vino blanco con pescados.

Por ejemplo, emparejar una comida muy picante con un vino tinto con gran contenido en alcohol sería un error, ya que tanto el plato como el vino producen una sensación de calor que puede llegar a ser molesta para los comensales. En lugar de ese tinto, podría ser más adecuado acompañar con un blanco seco, que proporciona una mayor sensación de frescor. Otro ejemplo, puede ser el de servir quesos muy fuertes y salados, como un cabrales, con un vino dulce, para suavizar el potente sabor del queso.

Los vinos rosados mantienen un juego ideal entre la sensación ácida de los vinos blancos y la astringente de los tintos. Refrescan y limpian el paladar a la vez con una suave astringencia. Los vinos rosados combinan perfecto con la cocina oriental o mexicana, cuyas recetas mantienen sabores picantes y grasas al mismo tiempo.

Los vinos espumosos, en su mayoría blancos, mantienen además de acidez, una importante presencia de gas carbónico o CO2, que permite refrescar la boca y limpiar amablemente muchas sensaciones táctiles. Son los únicos vinos que pueden acompañar una comida desde la entrada hasta el postre.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...