LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué tipos de conducción en el viñedo se pueden dar en regiones como Tenerife?.

Los sistemas de conducción del viñedo en la comarca son múltiples y todos proceden de las aplicaciones del estudio, la adaptación del terreno, la climatología y la experiencia de los viticultores.

Cultura del Vino | 2016-07-04 10:12:34


El cultivo de la vid en las Islas Canarias presenta peculiaridades, entre las que cabe destacar  un  fuerte  minifundio,  con  tamaño de las parcelas de  0,3565  Has. y  un porcentaje del 45% para parcelas menores de 0,1 Ha.

El principal factor a tener en cuenta es el hecho de que Canarias es un territorio exento de filoxera, lo que permite al viticultor plantar sobre pie franco.

Por ejemplo, en La Orotava  (Norte de la Isla de Tenerife), se realiza  una de las formas más peculiares  del  cultivo  en  la  región, el cordón múltiple. Las cepas se sitúan  normalmente en las  parcelas  formando  líneas  con  un entutoramiento  de  los  sarmientos  que  pueden alcanzar hasta los 15 metros de longitud. Cuando el cultivo asociado al viñedo, la patata, precisa  labores específicas, los sarmientos se unen  entre  sí  a  un  lado  del  tronco parcial  de la viña, dejando libre el terreno para el laboreo, volviéndolos  a  extender  nuevamente una vez terminadas las labores en los cultivos hortícolas.

Emparrado de Icod: es uno de los sistemas más peculiares por su marcada inclinación y proximidad a los linderos de las parcelas, con el fin de aprovechar los suelos anexos para otros usos agrícolas. La altura del emparrado permite una buena ventilación de la uva y una gran exposición lumínica de la superficie foliar.

Espaldera: es el procedimiento de más reciente utilización y el único que amplía constantemente su implantación. Los elementos más relevantes que justifican su proliferación, son sus resultados en calidad y cantidad de la producción, así como el ahorro en coste en mano de obra, ya que sí permite la mecanización.

Vaso irregular: concentrado en algunos puntos de la comarca, es uno de los primeros métodos que se introdujeron en la isla, aunque actualmente está en desuso por sus escasos rendimientos.

Parral bajo: es otro de los sistemas que ha comenzado a caer en desuso. Su distribución horizontal a un metro de altura, propicia una exposición foliar amplia y una suficiente ventilación de la fruta, originándose la principal dificultad del mismo en el esfuerzo de mano de obra que requieren todos los procesos.

Cordones o rastras: un peculiar sistema en el que, a modo de trenza y una altura de 50 cm de suelo, se sostiene la vid sobre horquetas. Es un sistema con costes de producción altos y rendimientos limitados, frente a otros más modernos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...