LLAMANOS 34 91 535 89 90

Ribera sacra, un vino para el espíritu.

Esta es una tierra de una belleza natural increíble, donde el bosque y los pequeños pueblos estan cargados de mitos y leyendas. La Ribeira Sacra produce vinos tan originales como su paisaje lleno de secretos.

Enoturismo | 2016-02-08 17:40:30


En la Galicia más profunda, al norte de Orense y sur de Lugo, siguiendo el curso del río Sil hasta su unión con el Miño se extienden los dominios de la D.O. Ribeira Sacra, cuyas vides están plantadas en los valles y desfiladeros de estos cursos fluviales, lo que convierte la vendimia en un trabajo casi heroico. Se trata de una zona en la que abundan los monasterios y ermitas que datan de la temprana Edad Media, entre los siglos VIII y XII, situados en los rincones más inaccesibles. De ambas particularidades toma el nombre la D.O. Ribeira Sacra.

Antes del medioevo, los romanos ya habían elaborado vino en esta región. Los especiados vinos de Amandi, una de las subzonas de la denominación, son legendarios y se dice que en los tiempos de la Roma Clásica eran embarcados junto con las lampreas pescadas en el río Miño para ser servidos en las mesas de los emperadores. Después, se cree que los monjes volvieron a replantar las vides para consumo propio y, gracias a ellos, se desarrollaron hasta una docena de pequeñas áreas vinícolas en la región.

Es el Mencía, señorial variedad tinta, la más cultivada en la Ribeira Sacra, la cual da lugar a vinos de gran calidad, que sobresalen por sus aromas limpios, elegantes e intensos, su color cerezo intenso, brillante y con un ribete púrpura.

Entre los vinos blancos, con una producción menor, destacan los que se obtienen de las variedades Godello, Albariño y Treixadura, de gran frescura y al mismo tiempo con gran plenitud en la boca. Afrutados y con un fino toque de acidez, destacan por su ligero retrogusto y la delicada presencia en el paladar. La graduación alcohólica mínima de estos monovarietales es de 11º.

Una Denominación de Origen espiritual y muy unida a la tierra. La Ribeira Sacra guarda toda la esencia de los vinos gallegos, ya que en ella se cultivan todas las variedades autóctonas gallegas. Una viticultura heroica en un paisaje de dioses.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...