LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Sabes cómo influye el clima mediterráneo de Castellón en las características de sus vinos?.

La reputación de los vinos de la IGP Castelló se debe a sus características, debidas principalmente a factores climáticos.

Producción de Vino | 2016-08-24 17:43:01


Los vinos de la Indicación Geográfica Protegida Castelló son el resultado de un conjunto de factores específicos que se dan en este su lugar de origen: el suelo, el clima y sobre todo el esmero con los que los viticultores cultivan sus viñedos. El terruño de estas zonas juega un papel determinante que conseguirá su máxima expresión con la mejora de los procesos vitícolas, enológicos y de comunicación comercial que posibilita la IGP.

La Indicación Geográfica Protegida Castelló tiene unas marcadas características climáticas y edafológicas. Esto hace que estos vinos tengan unas características especiales debido a la zona de producción y a la trayectoria histórica que aportan a las diferentes subzonas diversos métodos de elaboración y vinos producidos.

Las tierras de Castellón gozan además de la particularidad de registrar pequeñas precipitaciones en los meses de junio, julio y agosto; ello hace que en los meses secos, donde la planta absorbe humedad de la capacidad de campo retenida en primavera, exista un pequeño aporte hídrico, que hace que la plantación no acuse el efecto de estrés hídrico pudiendo obtenerse rendimientos normales por planta sin ningún tipo de dificultad, dado que además las temperaturas medias estimadas no son agresivas.

El grado alcohólico entra en relación inversa con las precipitaciones. Los meses de junio, julio y agosto se consideran secos y por lo tanto el grado alcohólico conseguido es el óptimo y adecuado.

Los meses de junio y julio son los meses más secos y en agosto se dan precipitaciones de alrededor de 40 o 50 l/m2; esto podría llevar a pensar que esta lluvia disminuye el grado alcohólico de los vinos, pero ello no es cierto ya que son lluvias torrenciales y se dan después de los dos meses más secos del año.

En este sentido procede hacer constar que las precipitaciones de agosto en estos niveles se consideran beneficiosas para el cultivo de la vid y, por lo tanto, para la buena calidad de los vinos.

Por otra parte, el grado alcohólico se ve favorecido por las elevadas temperaturas de los meses de julio y agosto favoreciendo al máximo una elevación en el grado alcohólico.

La acidez total en relación con las precipitaciones posee una relación positiva, mientras que con las temperaturas medias presentan una relación inversa. Por lo tanto, los vinos de la IGP Castelló presentan una acidez total equilibrada y perfecta, ya que se dan las precipitaciones en los meses adecuados y las temperaturas no son exageradamente elevadas.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...