LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Sabes cómo se perciben los aromas por la vía retronasal?.

Cuando mantenemos el vino en boca, percibimos sus aromas por la vía retronasal. Te contamos cómo sucede esto.

Cata de Vino | 2015-12-15 15:19:31


Para percibir los aromas por la vía retronasal, hay que tener el vino en la boca. La percepción es debida al calentamiento que se produce en el vino. Su reparto por la boca gracias a la movilidad de la lengua y las mejillas acentúan el desprendimiento de aromas. En el momento de tragar, el movimiento de la faringe tiende a crear una ligera sobrepresión interna que rechaza hacia la nariz los vapores que llenan la boca.

Los aromas percibidos experimentan un cambio brusco comparándolos con los  de la fase olfativa directa debido al aumento de la temperatura de evaporación de los  compuestos volátiles. El primer parámetro a evaluar será la intensidad y la  franqueza de los aromas, para posteriormente volverlos a clasificar según su tipología.

Los aromas vía retronasal son diferentes a los aromas de la fase olfativa y están más  relacionados con la crianza y la maduración del vino. Así, una crianza en madera o sobre lías  fermentativas, alargan y enriquecen los aromas en la fase retronasal. Esta fase se analiza  una vez que se halla escupido el vino, evaluando su calidad y persistencia en boca,  definida por el tiempo que perdura el recuerdo aromático.

La vía retronasal nos ayuda a valorar la amplitud de un vino.Generalmente la amplitud nos explica la cantidad de material volátil de un vino y la capacidad de expandirse los aromas en la boca y nariz. Un vino que al sorber llena la boca de sabor, es un vino de volumen amplio. Si la sensación no llega a los rincones de la boca, sería volumen medio. Y si el aroma pasa rápido, es un vino de volumen corto.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...